Escucha esta nota aquí

Era junio del año pasado cuando Magela Baudoin, Carol Gainsborg y Gabriela Araúz inauguraron una nueva librería en Santa Cruz: Trapezio, libros y otras obsesiones (ubicada en la zona de Equipetrol, entre tercer y cuarto anillo, en la calle Alejandro Ramírez), que se abría como un espacio cultural y al mismo tiempo una alternativa para conseguir libros que habitualmente no llegan a las otras librerías de la ciudad.

Pero ayer Baudoin informó a EL DEBER de que después de nueve meses de trabajo, las tres emprendedoras han decidido cerrar este negocio. “Luego de nueve meses de pérdidas y de distintas estrategias para sacar a flote la librería, la realidad es irrebatible y tenemos que cerrar”, comunicó Baudoin.  

Motivos
Para la escritora boliviana, lo que no funcionó fue probablemente imaginar la librería como un negocio suplementario. 

“En ello la fórmula de Ateneo es muy inteligente. Pero la verdad es que nosotras queríamos ser libreras, no administrar un café. Nos planteamos diversificar hacia ese otro negocio, pero nos sinceramos y reconocimos que no era lo que queríamos hacer”, expresó Baudoin. 

Para la autora de La composición de la sal, esta ha sido una experiencia extraordinaria en muchos sentidos. “Hemos querido hacer una librería sencilla, de barrio, con una oferta cuidadosa, clásica y contemporánea, nacional e internacional, de precios accesibles en la medida de lo posible, que se convirtiera en parte de la rutina de los vecinos, de la ciudad, que fuera una de las paradas obligadas de los caminantes, que hiciera una clientela fiel y recurrente. Nada estrambótico, nada estrepitoso. En una escala muy chiquitita, creo que lo conseguimos y nos sentimos muy orgullosas de ello. Pienso que nuestros clientes nos extrañarán, igual que nosotros a ellos”, dijo. 

Al consultársele a Baudoin si cree que el cierre de Trapezio se debe en parte a la falta de una cultura lectora en Santa Cruz, respondió que no querían quejas ni pontificar sobre nada con este cierre. “El cierre de una librería habla por sí mismo”, remarcó la escritora. 

El cierre definitivo de Trapezio será a fin de este mes. “Estamos trabajando en los inventarios para cumplir con nuestros queridos proveedores (editores, libreros, escritores) y en unos días haremos una liquidación de cierre, para tratar de recuperar lo que más se pueda. Después de eso, como dice Hebe Uhart, solo pensar en que afuera arre la vida”, concluyó Baudoin. 

Librerías cruceñas
Con el cierre de Trapezio, en Santa Cruz solo quedan dos librerías que se dedican únicamente a la venta de literatura: Lewylibros y El Garaje. Otras como Ateneo comparten su negocio con la venta de café; en tanto que Rayuela y Alma Mater se mantienen en gran parte con la venta de papelería y material escolar.

Peter Lewy, propietario de Lewylibros, dijo que la noticia del cierre de Trapezio es una gran pena, pero señaló que ese es el camino de las librerías en Santa Cruz. “Hay varios factores, desde el poco interés de la gente por los libros hasta el problema que siempre nos causan desde la oficina de Impuestos”, manifestó Lewy.