Escucha esta nota aquí

El viceministerio de Educación Regular emitió una circular para que sean los profesores los que revisen el material usado por cada estudiante, ante lo sucedido con los términos racistas sobre las madres del oriente y la imposibilidad de controlar la producción de estos materiales.

"Este material, que el estudiante utiliza, debe ser manejado con mucho cuidado para evitar lo que ha sucedido, sobre todo en Santa Cruz. Empezando desde el Director Departamental de Educación, directores distritales, directores de establecimientos y profesores controlen y supervisen las láminas educativas", explicó el titular del área, Juan José Quiroz. 

La medida contempla a todas las unidades educativas del país, en sus diferentes grados y pretende evitar que se repita lo sucedido con la lámina por el día de la madre. Se realizarán operativos de control permanentes. 

"Si se encuentran errores, el material debe ser retirado inmediatamente. Todos los materiales que se utilicen deben estar enmarcados en las normas vigentes en el país. Las personas pueden producir láminas, pero no al margen de la Ley", resaltó la autoridad. 

Sostuvo que la Dirección de Asuntos Jurídicos evaluará si se iniciará un nuevo proceso contra Basilio Roque, joven que en 2008 produjo mil láminas estigmatizando a las mamás del oriente. El autor de la producción pidió disculpas por lo sucedido. 

Quiroz recordó también que no se puede evaluar todas las láminas que salen de imprentas, pero exigió que todos los datos no sean discriminatorios y estén de acuerdo a verdad histórica. También se aplicará el control a los textos educativos.