Escucha esta nota aquí

Los principales capitales extranjeros de la industria oleaginosa  en Bolivia tienen acento peruano. Ayer, la compañía norteamericana ADM anunció la venta de sus activos en Bolivia a la empresa Inversiones  Piuranas, que forma parte del Grupo Romero. El holding es uno de los más importantes en el país incaico, con presencia en 20 naciones  y sus operaciones abarcan varios sectores. En síntesis, es uno de los jugadores más grandes del negocio.

Según un comunicado emitido por  Archer Daniels Midland Company  (ADM), la venta abarca sus instalaciones de procesamiento en Santa Cruz de la Sierra, así como nueve silos de granos y el negocio de distribución.

El  monto de la operación no se hizo público, pero según el comunicado  se espera que la transacción, que está sujeta a aprobaciones regulatorias, cierre en la primera mitad de 2018. 

Hasta entonces, ADM continuará sus operaciones con normalidad, dice el comunicado. 

En Bolivia, la firma norteamericana operaba con la denominación ADM-SAO; cuenta con 400 empleados de forma directa. 
Desde el interior de la compañía indicaron que los nuevos dueños no recortarán personal y que se respetará todos sus beneficios sociales y laborales como los años antigüedad. 

La operación de ADM en el país comenzó a partir del año 1997, cuando la firma comenzó a comprar varias acciones de la  Sociedad Aceitera Boliviana (SAO), que contaba con capitales nacionales.

 Se estima que en la actualidad cerca del 90% del paquete accionario de ADM-SAO estaba en manos de esta multinacional, por lo  cual depende de ADM-Brasil.

Realidad  de ambas empresas
El acuerdo se hizo en momentos poco agradables para ADM. Hasta octubre  la sobreoferta de granos, a escala global, redujo sus ganancias. Las utilidades en su unidad de servicios agrícolas se redujo a $us  87 millones en el tercer trimestre, por debajo de los $us 142 millones estimados por analistas de JP Morgan; esto significa una caída del 39%.
“Revisamos nuestras participaciones, y la venta de nuestras actividades bolivianas se inscribe en nuestros planes a largo plazo y en nuestra estrategia de transformación", indicó Greg Morris, presidente de la división de trituración, citado en el comunicado difundido ayer.
Para ADM, el 2017 fue un año ‘difícil’, sobre todo en el sector de las oleaginosas, donde registró una caída del 44% de su beneficio neto trimestral.
En contrapartida, el Grupo Romero, en septiembre, anunció que repotenciará su estructura para darle más impulso a todas sus empresas, poniendo como elemento principal la innovación.
Según el portal Gestion.pe, el Grupo Romero es la segunda familia más rica de Perú en 2017. Su patrimonio alcanza los $us 5.570 millones. El grupo tiene una tradición centenaria, en la actualidad sus negocios son  manejados por la cuarta generación.
 Incluso esta empresa cuenta con una fundación que apoya la creación de negocios para poblaciones necesitadas. 

Voces  del sector nacional
Las repercusiones no se dejaron esperar en el país, tomando en cuenta la importancia de la industria. Para el presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Marcelo Pantoja, si bien la información que se dio a conocer es muy escueta, lo trascendental es que se trata de una apuesta muy fuerte de un grupo empresarial peruano ‘grande’ que conoce y puede darle un impulso al aparato productivo cruceño, porque ADM afrontaba, a escala global, una caída muy fuerte en precios y producción de granos.
“Los negocios mundiales de ADM han tenido una desaceleración muy fuerte, creo que esa es la principal salida de Bolivia”, dijo el dirigente.
El presidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), Wilfredo Rojo,  dijo que este tipo de operaciones son habituales en el país. 
Sin embargo, destacó que el ingreso de un nuevo actor en este negocio ayudará a dinamizar el sector con nuevas inversiones. Además, valoró que el Grupo Romero conoce muy bien el país, dado que tiene inversiones en varios sectores económicos.  
“Hace tiempo que SAO dejó de ser una plaza importante. ADM descuidó un poco Bolivia”, afirmó el empresario.
Desde la Cámara de Exportadores, Logística y Promoción de Inversiones de Santa Cruz (Cadex), el titular Oswaldo Barriga aseguró que esta es una información que se mantiene sin profundizar y que a escala sectorial no se tiene conocimiento pleno de la negociación, por lo que generar una opinión al respecto sería un poco imprudente. 
No obstante, en su criterio, sea cual sea el mecanismo de conclusión de la negociación alegra saber que una empresa latina internacional esté pretendiendo invertir en Bolivia y que el sector agroindustrial oleaginoso sea el atractivo para refugiar dichas inversiones de capital. 
“Lo hace a pesar de las dificultades que, hoy por hoy, se da en Bolivia con el sector y, en general, con las exportaciones”, apuntó el exportador.
El gerente general de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), coincidió en que este tipo  de negocios son habituales y no que la operación no repercutirá en las actividades que desarrolla la industria oleaginosa.
“Es algo normal, pero esperemos que este grupo aporte mayor innovación e inversiones en el sector”, afirmó.
Desde la Cámara Nacional de Industrias Oleaginosas de Bolivia (Caniob) hicieron conocer que no recibieron ninguna comunicación oficial del asociado ADM para verter un pronunciamiento sectorial.   
 

Banca, agroindustria y transporte  son las inversiones en Bolivia

Las empresas del Grupo Romero se encuentran en distintas regiones de Perú y en varios países de Latinoamérica. En Bolivia está presente a través Industrias de Aceite FINO, que opera desde el año 1944. Es una de las empresas agroindustriales y de alimentos más importantes del país. 

Otra compañía del grupo que opera en Bolivia es Ransa Bolivia, el operador logístico que tiene presencia en Santa Cruz, La Paz, Cochabamba y Tarija.  Desde que se iniciaron las operaciones en Bolivia, en el 2003, Ransa ha ido creciendo entre un 10% y 15%. Anualmente superó los $us 5 millones en facturación.

El principal patrimonio de esta familia es su participación del 14% en Credicorp, el holding que controla el BCP, Pacífico Seguros, Prima AFP.
Entre las empresas vinculadas al Grupo Romero están Alicorp, ligada al sector del consumo masivo en Perú y a ocho países de Latinoamérica. Esta compañía es dueña de Inversiones Piuranas, que compró los activos de ADM.

Datos de los actores

ADM es un grande
Esta compañía tiene 32.000 empleados que atienden a clientes en más de 160 países. Tiene sede en Chicago. Sus ventas netas para 2016 fueron de $us 62,3 mil millones

Un grupo centenario
El Grupo Romero comenzó con la llegada de Calixto Romero Hernández  de España a tierras peruanas hace 129 años. El primer negocio fue la venta de sombreros de paja; hoy un gran número de empresas forman el emporio.

Tags