Opinión

cara a cara

Guido Alejandro Arana Hace 3/29/2019 8:00:00 AM

El almanaque me hace bromas, dijo Pancho. Preocupado por sus vacaciones de fin de año y la planificación del próximo, se marea con las fechas y las contradicciones. Mientras se había anunciado que el 20 de octubre serían las presidenciales, al TSE se le ocurrió dejar la decisión en manos del poder Legislativo despojándose de su privilegio constitucional de organizar las elecciones. Si hubiera segunda vuelta la confusión aumenta. Un fin de año con la bolsa llena de papelitos y votos. Y el año comienza con la otra carrera de subnacionales, es decir, la plataforma política donde se elegirán en febrero de 2020 gobernadores, alcaldes, concejales y asambleístas departamentales, pero dependerá de los plazos que establecen el Órgano electoral. Pancho mira fijo el almanaque y todo le da vueltas.

La dependencia de la tecnología se siente cuando nos falta internet, wi fi o el mismo aparato con el que nos conectamos al mundo. Esta desconexión crea un cortocircuito ambivalente que puede generar una serie de sentimientos encontrados y hasta pérdida del sentido de la realidad. Quedamos sin la corriente sanguínea, sin el oxígeno vital para seguir corriendo al lugar de siempre. Hoy el conocimiento vive en una nube y los sitios públicos para compartir serán objeto de estudio de las nuevas civilizaciones.

¡VAR para Bolivia! El empresario paceño Marcelo Claure, presidente de Baisa S.R.L. que administra el club Bolívar ofreció aportar para que el fútbol boliviano tenga el Videoarbitraje (VAR). Queda pendiente la respuesta de la dirigencia máxima del balompié nacional quien deja en suspenso “su permiso” para acceder a esta tecnología que ayuda a discernir las jugadas polémicas. Resta conocer la posición de los árbitros que deberán capacitarse durante varios meses para su utilización. ¿Algunos futbolistas le podrán discutir a la precisión de la tecnología? ¡VAR para Bolivia!