Escucha esta nota aquí

El Vaticano confirmó que el lugar del acto de beatificación de Nazaria Ignacia, la primera Santa boliviana, será realizado en Roma, información que alegró a los religiosos y feligreses orureños ya que ahora el mundo entero conocerá y adorará la grandeza de sus milagros y obras.

"En la congregación de las hermanas, como mi persona y las autoridades de nuestro departamento y municipio, hemos expresado la voluntad al Santo Padre para que la canonización sea en Roma, pedimos que sea allá porque queremos que sea conocida mundialmente, como las normas del Vaticano son estrictas este aspecto será un hecho, por lo que nos llena de mucha alegría a todos, detalló  el Obispo de la Diócesis de Oruro, Monseñor Cristóbal Bialasik.

En vida Nazaria Ignacia tuvo un particular cariño y respeto a la iglesia y a los sacerdotes, asimismo siempre demostró su gran aprecio por el Sumo Pontífice denominando a un comienzo a su congregación como las Misioneras Pontificias, hoy las Misioneras Cruzadas de la Iglesia; por el amor que tenía a la iglesia universal la canonización debía ser en Roma, ya que este es un lugar privilegiado para la fe católica del mundo.

De acuerdo con la información vertida a Bialasik por la secretaria de la Congregación de los Santos, la ceremonia de canonización será realizada durante el Sínodo de los Obispos sobre la Juventud, actividad que será del 3 al 28 de octubre.

"Hemos sido informados que el próximo  14 de octubre es el día elegido para la canonización por el Santo Padre y el Consistorio de todos los Cardenales",  expresó.

Bialasik  indicó a EL DEBER que de manera particular en Oruro el día de la canonización se realizará una fiesta grande, ya que como lo dijó en su momento el Monseñor Abel Antezana, Nazaria Ignacia era la "hija predilecta de esta tierra orureña", además que ella en forma particular pidió quedarse aquí y que sus restos mortales descansen en el territorio orureño por el gran cariño que le tenía.                

Feligreses y religiosos de la fe católica preparan en detalle los festejos entorno a la canonización de la beata Nazaria Ignacia, la primera santa boliviana que vivió en Oruro y de quien actualmente sus restos mortales descansan en el beaterio de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia, ubicado en la calle 6 de octubre entre Murguía y Sucre.

"Estamos preparándonos para estos acontecimientos de festejo, ya hemos formado las comisiones, cada una debe encargarse de un tema para que se trabaje y encamine la actividad que será de gran importancia para el pueblo orureño, al cual tanto amó nuestra madre Nazaria Ignacia y a la que dedicó su vida, en especial hacia los más necesitados", indicó el responsable de comunicación del Obispado de Oruro, René Cueto

Según indicó el comunicador, en las reuniones de las comisiones que ya se realizaron se están considerando los aspectos pastorales, religiosos y económicos, ya que son fundamentales para cumplir los objetivos trazados de enaltecer el día de la canonización de Nazaria Ignacia.

"Queremos que esta fiesta esté llena de bendición para el pueblo orureño, queremos que este sea un momento de renovación en la fe, ella nos dio tantas lecciones en vida y nos dejó una gran sabiduría de amor al prójimo cuando falleció, por lo que su beatificación debe ser un momento muy especial para todos nosotros", expresó.

Cueto también indicó que probablemente en Oruro este festejo será realizado el último domingo del año litúrgico, fecha en la que es la fiesta de Cristo Rey y que coincide con el último domingo de noviembre.


Milagros, para que Nazaria Ignacia sea Santa

La población orureña y del mundo es testigo de los varios milagros realizados por el Señor mediante la intercesión de la Madre Nazaria Ignacia, relató la hermana Ana Maria Gutierrez, Misionera Cruzada de la Iglesia.

Uno de los más conocidos e inexplicables científicamente es la recuperación en la salud de la hermana María Victoria Azuara, hecho que fue presentado como una de las varias pruebas de su prodigiosa virtud, ya que tras una rigurosa investigación que duró varios años, el Vaticano reconoció este suceso como un milagro.

El fenómeno milagroso de Nazaria Ignacia que se manifestó en la hermana Azuara, Misionera Cruzada de la Iglesia, originaria de España, que vivió cumpliendo su misión en Bolivia durante algo más de 40 años y que actualmente tiene aproximadamente 90 años se presentó en octubre del año 2010.

En ese año, una de sus sobrinas llegó a visitarla de España, con quien viajó desde Cochabamba para visitar los departamentos que se encontraban en la altura, fue entonces que al llegar al sector del lago Titicaca en La Paz, la hermana se puso mal siendo llevada de emergencia al hospital.

Azuara, fue diagnosticada con un derrame cerebral, perdió completamente el habla y la coordinación en sus habilidades motrices, en el centro médico los especialistas indican que ella debía ser intervenida quirúrgicamente de manera inmediata porque presentaba un coágulo en la cabeza.

Al anoticiarse, las hermanas de la congregación de todo el país la encomendaron y rezaron por ella, pidiendo por la intercesión de la Madre Nazaria Ignacia para su recuperación, orando con mucha fe durante algo más de 10 días.

La hermana que se encontraba muy delicada, en contra de las órdenes médicas fue llevada hasta Cochabamba, ella permaneció durante algunos días en el hospital preparándola para la operación, en este tiempo fue que las Misioneras, con gran fe en Dios y la Madre Nazaria Ignacia, no pararon de orar por su mejora. La hermana, paulatinamente fue mejorando milagrosamente el habla y la coordinación, volviendo a desenvolverse de manera normal, aunque ella no recordaba nada cuando sufrió esta afección.

Los especialistas al ver esta recuperación volvieron a realizar varios exámenes a la religiosa Azuara para saber el porqué de su sorprendente rehabilitación, pero los médicos no logran comprender este hecho, certificando así que el coágulo seguía en el cerebro aunque se descocía cómo ella había mejorado sin sufrir ninguna secuela, determinándose esto como un milagro.

Azuara, luego de un tiempo retornó a España, donde nuevamente fue sometida a varios estudios, coincidiendo el diagnóstico con los exámenes realizados por los médicos bolivianos. 

Hoy en día la hermana Azuda sigue con vida y aun con este coágulo en el cerebro. A Dios gracias será testigo de la Canonización de la Madre Nazaria.

Cuando la hermana se recuperó, indicó que solo la Madre Nazaria Ignacia y el Señor podían haberla ayudado ante la situación tan grave que le tocó, siendo ella un milagro viviente.

 

Nació en Madrid, España, la cuarta hija melliza de 11 hermanos, 10 de enero de 1889

Llegó a Oruro, a los 23 años como hermanita de los Ancianos Desamparados, año 1912.

Fundó la Congregación religiosa diocesana de las Hermanas Misioneras de la Cruzada Pontificia, hoy Misioneras Cruzadas de la Iglesia, 12 de febrero del año 1927.

Falleció en Buenos Aires, Argentina a la edad de 54 años, el 6 de julio del año 1943.

El Papa Juan Pablo II decreta su heroicidad, el 1 de septiembre del año 1988.

Fue beatificada por Juan Pablo II en Roma, el 27 de septiembre del año 1992.