Escucha esta nota aquí

La expresidenta argentina Cristina Fernández deberá presentarse este miércoles en tribunales de Buenos Aires para prestar declaración indagatoria en una causa que investiga presuntas irregularidades en contratos de futuros de dólar celebrados por el Banco Central argentino durante su Gobierno.

Fernández, de 63 años y quien dejó la Presidencia en diciembre pasado tras ocho años en el poder, llegó en la noche de este lunes a la capital argentina procedente de la sureña provincia de Santa Cruz, donde se encontraba alejada de la vida política tras dejar la Casa Rosada.

La exmandataria se aloja en su apartamento del barrio porteño de Recoleta, donde decenas de jóvenes militantes kirchneristas montan guardia y del que Fernández salió hoy en la tarde para visitar la casa de su hija, Florencia.

Allí se reunió con el exjuez supremo Eugenio Zaffaroni, quien a la salida del inmueble y consultado por la prensa sobre si será el abogado de la exjefa de Estado, respondió que "por razones estrictamente profesionales" es lo tiene que contestar Fernández.

A su regreso al departamento de Recoleta, y sin dar declaraciones, quien gobernara Argentina entre 2007 y 2015 se asomó por la ventana de su apartamento para saludar a sus seguidores y hasta se animó a bailar un poco.

Fernández deberá presentarse este miércoles en horas de la mañana en los tribunales federales del barrio de Retiro, adonde se ha dispuesto ya un fuerte operativo de seguridad ya que se espera que agrupaciones kirchneristas se movilicen hasta allí para dar señales de apoyo a la exjefa de Estado.

La exgobernante fue citada a prestar declaración indagatoria por el juez Claudio Bonadio, que investiga una denuncia presentada en noviembre pasado, cuando aún Fernández presidía el Ejecutivo, contra el entonces presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, y el resto del directorio de la autoridad monetaria.

Fernández debe someterse a las preguntas del juez, pero también tiene derecho legal a no responder o a presentar una declaración por escrito, como lo ha hecho hoy el exministro de Economía Axel Kicillof, uno de los trece convocados por el juez para ser indagados por este caso.