Escucha esta nota aquí

"No sabía que era un león tan querido", dijo el dentista que cazó a Cecil,
Walter Palmer, a la vez que intentó desligarse de las acusaciones. El animal más famoso de África apareció decapitado y sin piel días después de su deceso.

Palmer fue identificado como el responsable de la lenta muerte del león en las afueras del parque nacional de Hwange, en Zimbabwe, y reconoció los hechos, en un comunicado enviado al diario Star Tribune el martes, antes que se declare su pedido de captura por las autoridades de Zimbabwe.

Sin embargo, Palmer, afirmó que creía que era una caza “legal” y dijo que “lamenta profundamente” el caso.

“No tenía ni idea de que el león que maté era un animal favorito local, que tenía un collar de seguimiento y que formaba parte de un estudio”, aseguró el dentista de Bloomington, Minneapolis.

Lee  más: Fuertes críticas para los asesinos del león Cecil

Palmer viajó al país africano en julio con el objetivo de realizar caza mayor con arco y asegura haber contratado los servicios de guías. "Confié en la experiencia de mis guías profesionales locales para garantizar una cacería legal", insistió.

Ahora se sabe que esta cacería fue ilegal y Palmer enfrenta una acusación por caza furtiva además de una oleada de comentarios en su contra en redes sociales, lo que lo llevó a cerrar temporalmente su clínica odontológica y a huir de la justicia.