Escucha esta nota aquí

Mientras se disputaba el encuentro se inundaron las gradas del estadio y eso comenzó a generar un gran susto para los espectadores que estaban presentes.

El estado del campo de juego quedó prácticamente inundado y a raíz de eso se atrasó el inicio del encuentro. La situación ameritó a que los bomberos tengan que intervenir para ayudar a los niños, que fueron los que más sufrieron como también a los mayores de edad, a retirarse del estadio.

Afortunadamente, la lluvia paró y las condiciones mejoraron, de tal manera, que el partido se llevó a cabo y los hinchas pudieron volver para disfrutar del compromiso que terminaría 3-1 a favor el Bahía.