Escucha esta nota aquí

La ministra de Salud, Ariana Campero, manifestó que el subsidio de lactancia que reciben las mujeres embarazadas que cuentan con seguro social es excesivo y que esa es la razón de que se produzca la venta de estos productos.

"El subsidio de lactancia de seguridad social incrementa con el salario mínimo nacional, nosotros consideramos que hay un exceso de productos que se entrega a la mamá en el subsidio de seguridad social", expresó Campero.

Agregó que este incremento de productos genera que las madres vendan el subsidio excedente, lo cual no está permitido.

El subsidio para las mujeres aseguradas equivale a un salario mínimo nacional (1.656 bolivianos), aunque la dotación se hace en alimentos. El paquete incluye todo tipo de lácteos, cereales, jugos, azúcar, fideos y otra gran variedad de productos. Las mujeres gestantes aseguradas reciben este beneficio desde el quinto mes de embarazo y hasta que el bebé cumple un año.

Este beneficio, sin embargo, no es cubierto por el Estado, sino por los empleadores.

Campero señaló que se debe consensuar la pertinencia de dar varios productos si no todos son utilizados por las mujeres embarazadas.

"Estamos trabajando en estudios principalmente para verificar en contenido nutricional", dijo.

Existen dos clases de subsidios que se entrega a las mujeres embarazadas desde el quinto mes de embarazo. El subsidio del seguro social que proviene de los aportes de los empleadores y equivale a un sueldo mínimo (1.656 bolivianos) y el subsidio universal prenatal que se entrega a todas las mujeres que no están inscritas a un seguro.