Escucha esta nota aquí

Desde enero hasta noviembre de este año, un total de 6.853 empresas cesaron sus operaciones en el país, según las estadísticas del Registro de Comercio de Bolivia presentado por Fundempresa, lo que significa un aumento del 3% respecto a 2016. Solo en noviembre de este año se registraron 318 cancelaciones, 56 más que en el año anterior.

El departamento donde más se anotaron cierres es La Paz con 1.952 (28%), seguido de Santa Cruz y Cochabamba, con 1.640 y 1.602, respectivamente.

El 92% (6.300) de estas firmas son unipersonales, el 7% (501) sociedades de responsabilidad limitada y el resto sociedades anónimas (43), sucursales de sociedades constituidas en el extranjero (7), entidades financieras de vivienda (1) y  sociedades en comandita simple (1).

Desde la perspectiva del economista Jhonny Andrés Burgos, la desaceleración económica hace que se produzca y se consuma menos y esto afecta a las empresas pequeñas, que son las que dependen del ingreso periódico o diario, por eso se da más el cierre de estas empresas y las unipersonales.

“Además de la desaceleración, la presión tributaria hace que las empresas opten por salir del plano legal para entrar al comercio informal”, asevera Burgos.