Escucha esta nota aquí

Ignacio Villa Vargas, conocido como ‘El Viejo’, provocó un remezón ayer tras presentar de manera oficial un documento donde acepta someterse a un juicio abreviado, pues admite ser culpable de los delitos que se le imputan en el caso terrorismo. En dicho documento, el imputado admite que participó como cómplice durante la colocación de las bombas en la casa del cardenal Julio Terrazas y del concejal Saúl Ávalos, pero asegura que lo hizo a pedido de personeros del Gobierno, que también participaron en ambos hechos.

“Primero están mi salud y mi vida, tengo cuatro hijos y cuatro nietos por los que debo luchar. Yo estoy admitiendo que sí puse la bomba en la casa del cardenal y en la casa de Ávalos, y que colaboraba a la gente del Gobierno. Como dije en mi declaración, obedecía al pedido de la gente del Gobierno. Todas estas personas que ahora están en sala procesadas son inocentes, nunca vi a ninguna. Hay gente que debería estar aquí, pero están con el Gobierno, o sea, las sardinas están aquí, pero los tiburones afuera”, dijo ayer en pleno juicio ante el tribunal, fiscales, personeros del Ministerio de Gobierno, acusados y abogados defensores.

‘El Viejo’, a través de su abogado Róger ‘Chiqui’ Martínez, presentó el documento a la comisión de fiscales, integrada por Marco Antonio Rodríguez, Sergio Céspedes y Óscar Vera.
En el memorial asegura que desde 2009 fue chofer de Eduardo Rózsa y que fue contratado por el Ministerio de Gobierno para informar sobre todos los movimientos del boliviano-húngaro y su grupo.

Inteligencia, Andrade y Clavijo
Villa Vargas cita en el documento que el exdirector de Régimen Interior del Ministerio de Gobierno Luis Nolberto Clavijo recibía toda la información y que también operó el ex jefe nacional de Inteligencia coronel Jorge Santisteban. Además, indica que
quien fabricó las bombas fue el capitán Wálter Andrade y la policía Marilyn Vargas.

Un año de cárcel y garantías
El Viejo no solo se declara autor de complicidad en terrorismo, sino también acepta la imposición de una pena de un año de cárcel.
El abogado Martínez recordó que su cliente ya lleva casi seis años de detención, que fue torturado y que no solo acepta someterse a juicio abreviado sino también que en su memorial está revelando la verdad de la historia del caso terrorismo, que debe conocer todo el país.

El jurista pidió a las autoridades que den garantías a su defendido, pues en el documento Ignacio Villa está revelando que el terrorismo fue orquestado desde las esferas del Gobierno y se enfrenta a grandes peligros. “No dudamos que vendrán las represalias, los chantajes y hasta la posibilidad de que lo quieran trasladar a otro distrito sin considerar su grave estado de salud”, dijo Martínez.

El tribunal cede a presión
Tras recibir el pedido de Villa Vargas, el tribunal conminó a los fiscales a responder, hasta las 15:30, del mismo jueves la solicitud de juicio abreviado presentada por el acusado, sin embargo, los fiscales demandaron más tiempo. En tal sentido, se acordó que la audiencia se instale a las 15:30 de hoy