Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales afirmó este domingo que Venezuela logró defender su soberanía del "intervencionismo" al lograr que fracase el operativo impulsado por la oposición en ese país, que ayer no logró ingresar desde Colombia y Brasil camiones con ayuda humanitaria. 

"Miles y miles defendieron la independencia, defendieron la soberanía de Venezuela, defendieron la identidad, la dignidad del pueblo, pero no solamente del pueblo venezolano, defendieron la dignidad, la independencia, soberanía, identidad de la Patria Grande", manifestó Morales en la entrega de obras en Cochabamba.

El pueblo "no ha permitido una intervención militar norteamericana so pretexto de ayuda humanitaria", agregó Morales.

El presidente además se refirió, sin mencionar sus nombres, a los mandatarios que están respaldando al presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó. "El pueblo de Venezuela está pidiendo paz, diálogo (...). Va haber paz cuando se respete su dignidad, su identidad, va haber paz cuando haya justicia social", enfatizó. "Esa es nuestra diferencia con algunos presidentes, proclaman paz, pero nunca promueven políticas ni programas sociales de cierta igualdad entre seres humanos".

Tensa calma

En medio de una tensa calma amaneció este domingo el lado colombiano del puente Francisco de Paula Santander, que fue escenario de una batalla campal entre quienes intentaron ingresar ayuda humanitaria a Venezuela y las autoridades de ese país que los recibieron con gases lacrimógenos y perdigones.

El paso, que conecta a la ciudad colombiana de Cúcuta con la venezolana de Ureña, fue cerrado por las autoridades colombianas por dos días para evaluar los daños ocasionados durante el envío de la ayuda.

Tanto militares como policías, algunos de ellos del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), son los encargados de custodiar la seguridad de la zona, que fue acordonada con vallas metálicas de la Policía y Migración Colombia.

Es por eso que, a diferencia de ayer, el puente luce desolado y tan solo un puñado de curiosos, algunos de ellos vecinos de la zona, se acercaron a ver qué estaba pasando.

Lo que sí abunda en el sitio es la basura, principalmente bolsas de agua que marcan el paisaje donde este sábado hubo decenas de personas gritando por la "libertad" de Venezuela.