Escucha esta nota aquí

El Real Madrid visita el martes al París SG buscando un billete para los cuartos de la Liga de Campeones, en un partido en el que ambos equipos se juegan algo más que seguir en la carrera por el trofeo continental.

Los blancos, vigentes campeones de la competición, acuden al Parque de los Príncipes con la tranquilidad de su victoria 3-1 en la ida de octavos de la Champions.

Ronaldo 'on fire'

Zinedine Zidane dio descanso a Cristiano Ronaldo el pasado martes contra el Espanyol y dejó de entrada a Karim Benzema en el banquillo, los dos delanteros que apuntan a ser titulares ante el PSG. El portugués volvió el sábado con un doblete ante el Getafe (3-1).

El francés cuajó un buen encuentro en la ida contra el PSG y Ronaldo, que dio la vuelta al partido con un doblete, está mostrando su mejor forma en las últimas semanas.

El cinco veces Balón de Oro y actual mejor goleador de la competición continental con 11 tantos lleva 14 en los últimos ocho partidos que ha jugado, contando todas las competiciones.

Persiste la duda si Zidane completará la 'BBC' con la inclusión de Gareth Bale, cuya velocidad podría ser importante en un partido donde marcar un gol rápido traería tranquilidad a las filas blancas.

Pero, el galés tiene la dura competencia de Isco y Marco Asensio, en gran forma, especialmente el segundo. También Zidane tiene a tres hombres claves entre algodones: Modric, Kroos y Marcelo, que se acaban de recuperar de sus lesiones. 

La hora de Di María 

Los hombres de Zidane no lo tendrán fácil ante un PSG debilitado por la ausencia del lesionado Neymar, pero a la vez motivados por el mando de un Unai Emery que podría estar jugándose el puesto en caso de eliminación.

Normalmente Neymar es sustituido por el argentino Ángel Di María, que atraviesa un excelente momento.

El argentino, autor de un doblete el miércoles contra el Marsella en la Copa de Francia (3-0)  y de un tanto en el triunfo del sábado ante el Troyes (2-0), lleva 17 goles esta temporada y debería ser el acompañante de Edinson Cavani y Kylian Mbappé. 

Con la Liga francesa en el bolsillo -el Mónaco su escolta está a 14 puntos- la Liga de Campeones es el sueño del ambicioso PSG.

Tras la dolorosa eliminación en octavos el pasado año ante el Barcelona, el PSG corre el peligro de volver a quedarse fuera, a pesar del esfuerzo económico hecho para traer a Neymar y Mbappé -unos 400 millones de euros-, pensando en la 'Orejona'.