Escucha esta nota aquí

Como un niño de diez años Zwier Spanjer se diviritió todo el día con su nuevo juguete, un dron "DJI Phantom 2" de 700 dólares, pero creyó que la batería era eterna.

La energía del aparato no tripulado se terminó en el momento menos indicado, pues volaba sobre aguas estancadas y fangosas. Spanjer no tuvo otra opción que meterse al estanque para salvar al dron.

El video fue publicado el 8 de enero a YouTube con el título "My first day with my drone" (el primer día con mi dron)  y a la fecha ya tiene más de dos millones de visualizaciones.