Escucha esta nota aquí

En la persistencia está el éxito. Esta frase encaja en la lucha que desde agosto vienen sosteniendo los comerciantes de la feria mañanera, comandada por René Troncoso, con la Alcaldía, que los desalojó de la calle Jorori luego de 10 años de asentamiento y a la que volvieron ayer para vender tranquilamente ante la nerviosa mirada de los gendarmes y bajo la seguridad de la Policía.

El miércoles los gremiales ‘madrugaron’ a la municipalidad, porque no armaron sus puestos sobre la avenida Cumabi como lo habían hecho las ferias anteriores, se instalaron en el camellón del cuarto anillo, entre las avenidas Brasil y Cumabi, al lado de la Feria Barrio Lindo.
Hasta el lugar llegó el personal de la Secretaría de Defensa Ciudadana, al mando de José Negrete, para desmentir a Troncoso de un supuesto acuerdo para que regresen a los 580 metros que tiene la calle Jorori, paralela a las vías del tren.

El viernes, a las 17:00, los 1.200 mercaderes se apostaron en la calle Jorori obligando el desplazamiento de los uniformados en procura de desalojarlos, lo que no sucedió. La comuna los encerró con vallas metálicas donde, soportando el frío, lograron su meta de asentarse.

Confusión
Josefina N. y dos de sus compañeras se ubicaron al lado del área verde del barrio Guaracachi para ofrecer calzas, pero no tuvieron mucha venta. “Los clientes están confundidos por los constantes traslados que hemos tenido en dos meses, espero que mejore la situación la próxima feria”, dijo la gremial.

Al inicio de la vía, Troncoso, desafiante, estaba sentado y rodeado de los miembros de la Feria Mañanera Asociación 22 de Mayo. “Hemos vuelto a nuestra calle original porque (José) Negrete no cumplió el acuerdo firmado de sacar a los ambulantes que nos quitan las ventas a los centros comerciales de Barrio Lindo. Ahora pelearemos este lugar hasta las últimas consecuencias”, acotó.

La tropa de 40 gendarmes fue relevada a las 8:00, y los nuevos hombres fueron los encargados de hacer salir a los vendedores del área pública a las 9:00, horario que ellos mismos han establecido como tope.
Sin embargo, luego nadie de la Alcaldía apareció para dar una explicación del retorno a la calle Jorori.

Por último, Troncoso pidió a sus asociados que lo acompañen a su audiencia cautelar, que fue pospuesta del jueves para el martes, a las 8:30, en la Policía de la Villa Primero de Mayo, dentro de la demanda que le planteó la comuna