Es una especie de paradoja, de contradicción con la que conviven los habitantes del eje central del país:?seis de cada diez creen que el presidente Evo Morales está utilizando la demanda de Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia para buscar una nueva reelección, pero al mismo tiempo, más de la mitad de los encuestados por la empresa Captura Consulting tiene la esperanza que la Corte Internacional de Justicia obligue a Chile a negociar una salida al océano Pacífico para Bolivia.

La encuesta, que fue realizada entre Santa Cruz de la Sierra, Cochabamba, El Alto y La Paz a 900 personas y que tiene un margen de error de 3,3%, muestra que la percepción de las cuatro ciudades más pobladas del país es homogénea a la utilización política del tema histórico que más conmueve a los bolivianos. En la Paz lo creen así el 53,5%, en Santa Cruz el 58,3%, en El Alto el 61,5% y en Cochabamba, un 64%.

No sucede lo mismo con la esperanza de éxito. Esta crece a medida que el suelo que pisa el encuestado está a mayor cantidad de metros sobre el nivel del mar.

En Santa Cruz de la Sierra, situada a 416 metros sobre el nivel del mar, hay pesimismo. Son más (47,7%) los que no creen en que La Haya favorezca a Bolivia, frente a los que tienen fe (44%).

En Cochabamba (a 2.558 msnm), la tendencia se revierte y un 46% tiene esperanza de volver al Pacífico vía La Haya, frente a un 41,5% de pesimistas. En La Paz (3.660 msnm), la diferencia es más clara: el 58,5% de optimismo frente a solo un 26,5% de reticentes. Ya en la planicie de El Alto (4.070 msnm), el optimismo se desborda y dos de cada tres de los consultados creen que la demanda marítima rendirá frutos.

Consideraciones
Los analistas coinciden en que la ciudadanía percibe que ya es una victoria para Bolivia que un tribunal tan importante, como la Corte Internacional de Justicia, esté considerando la demanda marítima. Pero además, se percibe que la demanda está bien sustentada y defendida.

Sin embargo, eso no evita que el sociólogo Jorge Komadina observe la paradoja, los sentimientos encontrados sobre el tema: por un lado los consultados creen que Morales está manipulando el tema para aumentar su popularidad, pero por otro sienten esperanza.
Lo explica por la expectativa histórica que los bolivianos tienen por volver al mar.

Eso sí, advierte que puede ser un arma de doble filo, ya que si hay un traspié en la tramitación de la demanda, esta se puede volver en contra del presidente.

Para el analista Gustavo Pedraza, es natural que haya esperanza, pero aconseja que hay que ser prudente, ya que la tramitación del juicio será lento y nada asegura el éxito. Añade que la utilización del proceso para ganar popularidad es hasta natural. Señala que cualquier político, cualquier presidente utilizaría esta aspiración para acumular o reproducir poder.

“Es legítimo lo que hace el presidente Morales. Está en su derecho y dentro de los márgenes que se espera. También lo hacen en Chile. Cada presidente fija una posición inflexible contra el pedido boliviano, porque es lo que la mayoría de su población quiere”, explica