Escucha esta nota aquí

La primera ministra británica, Theresa May, anunció ayer la expulsión de 23 diplomáticos rusos y la suspensión de contactos bilaterales con Moscú en respuesta al atentado contra un ex espía ruso, perpetrado en suelo inglés y con armas químicas.

May respondió así al intento de asesinato con un agente nervioso del excoronel Serguéi Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, de 33, que se debaten entre la vida y la muerte diez días después del atentado en Salisbury.  

Rusia “es culpable” del atentado, dijo May en el Parlamento tras cumplirse el ultimátum que Londres había dado a Moscú para explicarse y antes de anunciar la expulsión de “23 diplomáticos rusos identificados como agentes de inteligencia no declarados”.

Además, May suspendió los contactos bilaterales de alto nivel, incluyendo una visita prevista del ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y toda representación diplomática británica en el Mundial de fútbol Rusia 2018.

“No habrá asistencia de ministros ni de miembros de la familia real al Mundial de Rusia”, afirmó.
 May culpó al presidente ruso Vladimir Putin del deterioro de las relaciones.

 “Muchos de nosotros miramos a la Rusia postsoviética con esperanza. Queríamos una mejor relación y es trágico que el presidente Putin haya elegido actuar así”, dijo May en el Parlamento.

Respuesta rusa
En la primera reacción rusa, la embajada en Londres denunció en un comunicado un acto hostil “totalmente inaceptable, injustificado y corto de miras”.

Rusia había advertido que no admitía las acusaciones “sin pruebas” y los ultimátums de Londres.

“Moscú no admite las acusaciones sin pruebas y no verificadas, y el lenguaje de los ultimátums”, declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, quien agregó que Rusia “espera que se imponga el sentido común”.
 May había recibido el apoyo de sus principales aliados.

Rusia debe proporcionar explicaciones “inequívocas” sobre el ataque, exigió el presidente estadounidense, Donald Trump, tras hablar con May.
En particular, Moscú debe explicar “cómo esta arma química”, conocida como Novichok, “desarrollada en Rusia, fue utilizada en Reino Unido”.

La crisis entre Moscú y Londres podría agravarse tras la muerte de otro exiliado, Nikolái Glushkov, de 69 años, que fue hallado muerto en su domicilio en New Malden, un suburbio de Londres, según la prensa británica.
Glushkov, cuya muerte aún no fue confirmada oficialmente, era cercano al millonario Boris Berezovski, un enemigo del Kremlin que fue hallado ahorcado en 2013 en el Reino Unido.

Solo Rusia fabrica Novichok  

El científico que reveló el programa ruso de armas químicas, Vil Mirzayanov, que ahora vive en Estados Unidos, dijo que “solamente los rusos” fabricaron el potente agente nervioso Novichok usado en el atentado.

“Lo tenían y siguen teniéndolo en secreto”, explicó Mirzayanov, que estima que las dos víctimas principales, padre e hija -hay un policía también hospitalizado-, morirán o saldrán muy maltrechos.

May era ministra de Interior cuando se produjo el asesinato en Londres de Alexander Litvinenko, en 2006, un crimen con una sustancia radiactiva (polonio-210) cometido con el consentimiento de Putin, según la investigación oficial. Entonces la respuesta se limitó a la expulsión de varios diplomáticos y la congelación de unos pocos bienes que fue citada como una de las razones por las que Moscú se habría atrevido a golpear de nuevo.

Reacciones

Vladimir Putin en Crimea
Vladimir Putin hace campaña en Crimea en medio del terremoto con Londres antes de las elecciones presidenciales del domingo 18.

ONU alerta por uso de gases
El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo que el uso de gas nervioso en un ataque en Reino Unido contra un exespía ruso es “inaceptable”.

Canadá apunta a Moscú
Canadá condenó el ataque “con un arma química” cometido en la localidad de Salisbury contra el exagente ruso Serguéi Skripal y señaló a Rusia como el “probable” autor.

Alerta por posibles ataques
Londres advierte a británicos que viajen a cualquier ciudad rusa que podrían ser hostigados. 

Moscú alerta que respuesta será dura
La respuesta de Moscú a la expulsión de sus 23 diplomáticos anunciada por Londres en represalia por la presunta implicación de Rusia en el envenenamiento de un ex espía ruso en Reino Unido “no tardará”, declaró la Cancillería.
El anuncio por parte de las autoridades británicas “de toda una serie de medidas hostiles” contra Rusia, “en particular la expulsión de 23 diplomáticos (...), es absolutamente inaceptable e indigno”, estimó la diplomacia rusa mediante un comunicado.
El Gobierno británico “escogió la confrontación”, advirtió el comunicado, por lo que las autoridades rusas alistan medidas extremas como respuesta.
 

Tags