Escucha esta nota aquí

El ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, advirtió la necesidad de contar con una Ley de investigación de fortunas para poder saber cuántas cuentas de bolivianos existen en los denominados paraísos fiscales, entre ellas las miles de cuentas escondidas en el banco británico con sede en Suiza, HSBC.

"Es una investigación de depósitos de cuenta desde 1944 al año 2005, donde todavía no estaba constituido este gobierno de cambio. Sería interesante compatibilizar la legislación nacional con una Ley de investigación de fortunas para hacerla compatible con la legislación internacional", sostuvo la autoridad en Palacio de Gobierno. 

Moldiz explicó que desde hace varias gestiones el Gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) busca una norma de esas características y explicó que la finalidad sería "saber quiénes son los titulares de esas cuentas que existen, no solo en Suiza, si no en los llamados paraísos fiscales. 

Le corresponde a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) la aprobación de esa Ley, afirmó el ministro de Gobierno. Advirtió la necesidad de contar con un instrumento para investigar la procedencia de esas cuentas en Suiza. 

En días pasados se conoció que el país también está incluido en la denominada "Lista Falciani”, de la filial en Suiza del banco británico HSBC, que ayudó a miles de clientes ricos a evadir millones de dólares en impuestos.

Los datos de la investigación periodística indican que Bolivia ocupa el puesto 104 entre los países con las mayores cantidades en dólares en los archivos filtrados, de 200 países con cuentas secretas de altas personalidades de gobiernos, del mundo empresarial o del mundo del espectáculo, la cultura y el deporte.

La investigación señala que 26 clientes, con pasaporte boliviano o de nacionalidad boliviana tienen cuentas en el HSBC de ese país, que depositaron unos 93,5 millones de dólares, según el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). Uno de ellos depositó 32,1 millones de dólares, la cifra mayor correspondiente a los clientes de Bolivia.

Todos los datos son resultado de una investigación internacional coordinada por Le Monde y ICIJ, una organización de periodistas con sede en Washington. La lista fue elaborada por el informático Hervé Falciani, que fue empleado en la entidad bancaria suiza y quien pasó los datos a Le Monde.