Escucha esta nota aquí

La Policía anunció el miércoles que mató a un adolescente afro-estadounidense en una ciudad cercana a Ferguson, Misuri, donde un policía había matado a un joven negro desarmado, provocando protestas durante semanas a lo largo de Estados Unidos.

La policía del condado de Saint Louis afirma en un comunicado que un oficial de la ciudad de Berkeley "realizó varios disparos" luego de que un hombre "sacara un arma y apuntara al oficial".

"Temiendo por su vida, el oficial de Berkeley realizó varios disparos, alcanzando al sujeto e hiriéndolo mortalmente", dijo el portavoz policial Brian Schellman.

El tiroteo ocurrió en la noche del martes en una gasolinera cuando el oficial realizaba un patrullaje de rutina.

La Policía dijo en la mañana del miércoles que el joven fallecido aún no ha sido identificado y que un segundo sospechoso huyó del lugar.

Las autoridades anunciaron que recuperaron un arma corta luego del incidente, el cual está bajo investigación.

Indignados por el accionar de la Policía

Un canal de televisión local, KMOV, reportó que decenas de indignados residentes confrontaron a la Policía en el lugar, con gritos y eslóganes.

Se trata del último caso de una cadena de tiroteos mortales que suscitaron protestas generalizadas en el país contra la forma en que la policía estadounidense actúa ante miembros de la comunidad negra, que se considera víctima de actitudes racistas.

La actual ola de incidentes se inició en agosto con la muerte del joven negro Michael Brown a manos de un oficial blanco en la cercana localidad de Ferguson, suburbio de St. Louis.