Escucha esta nota aquí

Buscarán en el relleno sanitario de Alpacoma, ciudad de La Paz, el cadáver de la niña Keyla, menor asesinada por su padre en octubre pasado y que fue lanzada a un contenedor de deshechos, según la confesión del autor. Su madre también murió.

Este lunes la Alcaldía paceña se comprometió a coadyuvar a encontrar el cuerpo, que fue a parar al espacio de acumulación de basura. Sin embargo, el problema es que desde que ocurrió el hecho hasta que la Fiscalía requirió el rastrillaje, al menos 20 mil toneladas de desechos fueron depositados en el relleno, según la Agencia Municipal de Noticias.

Conoce más: La Navidad fue más violenta que el Año Nuevo

Esto hace muy difícil encontrar los restos de la menor de ocho meses, que fue asesinada por su progenitor Luis M., que confesó el delito. El agresor, antes de victimar a la pequeña, le quitó la vida a la madre, Sarah Córdova Peñaranda., luego que se reunieron para discutir sobre el pago de pensiones para la niña.

El pasado 27 de octubre la Fiscalía requirió al Sistema de Regulación y Supervisión Municipal (Siremu) de La Paz, realizar un rastrillaje en la basura depositada entre del 6 al 20 de ese mes y no colocar residuos adicionales en el área identificada.

Lee también: Bolivia cierra 2015 con 93 procesos por feminicidio

Recién el 21 de noviembre, ingresó al relleno sanitario personal de Laboratorio de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen. Se necesita remover aproximadamente 20 mil toneladas de residuos en el área acordonada para buscar los restos de la menor, debido a que la comuna deposita diariamente unas 550 toneladas de residuos.