Escucha esta nota aquí

El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos ha abierto una investigación sobre la muerte del león Cecil, el más famoso de Zimbabue, a manos de un ciudadano estadounidense, un dentista llamado Walter Palmer , informó el diario local Minneapolis Star Tribune.

Aunque el animal no estaba protegido por la ley de EEUU, ya que la cacería tuvo lugar en África, las autoridades estadounidenses aseguraron al diario que "comparten" el interés de Zimbabue en la protección de las especies amenazadas, y además investigan si la muerte del león pudo estar conectada con una red ilegal de tráfico de animales.

La ley estadounidense prohíbe específicamente el comercio de animales que hayan sido cazados, transportados o vendidos de forma ilegal.

Según informó el diario digital ‘The World Post’, la cabeza de Cecil fue localizada en Zimbabue y entregado a los funcionarios del lugar. Sin embargo, Palmer se encuentra con un paradero desconocido, de acuerdo con una agencia del Gobierno de Estados Unidos, que emitió un comunicado el jueves pidiéndole que por favor se comunique con ellos.

"El Servicio de Pesca y Vida Silvestre está investigando las circunstancias que rodean la muerte del león "Cecil". Esa investigación nos llevará hasta donde conducen los hechos", dijo Eduardo Gracia, jefe adjunto de la agencia de la aplicación de la ley, en el comunicado.

"En este momento en el tiempo, sin embargo, varios esfuerzos para ponerse en contacto con el Dr. Walter Palmer no han tenido éxito. Le pedimos que el Dr. Palmer o su representante se comunique con nosotros de inmediato," añade Gracia.

Extradición de Walter Palmer

Por su parte, el Gobierno de Zimbabue solicitó este viernes a EEUU la extradición de Palmer.

"El procedimiento para solicitar la extradición e intentar juzgarle ya ha sido iniciado", aseguró en rueda de prensa el ministro de Medio Ambiente de Zimbabue, Oppah Muchinguri, quien lamentó que el caso hubiera sido conocido cuando el cazador ya había abandonado el país africano.

Según la Fuerza Especial para la Conservación de Zimbabue (ZCTF), el doctor Palmer participó el pasado 6 de julio en una cacería nocturna en el Parque Nacional de Hwange, en el oeste del país.

El león Cecil, de 13 años de edad, fue atraído con una presa amarrada a un vehículo como cebo para abatirlo fuera del parque, de modo que técnicamente ya no sería ilegal cazarlo.

El estadounidense admite haber matado a Cecil, pero afirma que actuó convencido de que la cacería en la que participó era legal y que contaba con "todos los permisos" necesarios.

"Que yo sepa, todo lo relacionado con el viaje fue legal y adecuadamente gestionado y conducido", indicó Palmer, dentista de profesión y residente en Minesota.

Palmer subraya también que "no tenía ni idea" de que Cecil fuera el león más famoso de Zimbabue y que se basó en la "experiencia" de los guías profesionales locales para garantizar una "cacería legal".

El ministro de Medio Ambiente de Zimbabue confirmó que el propietario de la tierra donde fue matado el león, sobre el que también pesan cargos, no tenía permiso para permitir cacerías.