Escucha esta nota aquí

Un muerto y dos heridos, ambos agentes de policía, han sido las víctimas de un tiroteo junto a la principal sinagoga en el centro de Copenhague, informó la Policía danesa.

Según la televisión pública DR, la céntrica estación de tren y de
metro de Nørreport fueron evacuadas por la policía. "En el tiroteo una persona recibió un disparo en la cabeza y dos agentes de policía recibieron respectivamente disparos en el brazo y la pierna", informó la Policía de Copenhague sobre el incidente de esta madrugada, hora de Dinamarca, junto a la sinagoga.

La persona baleada en la cabeza acabó perdiendo la vida, según confirmó horas después la misma policía. El presunto autor de los disparos, que huyó a pie del lugar, llevaba pantalones y zapatos negros y una chaqueta de varios colores, señaló la Policía, que afirmó que es "demasiado pronto"
para determinar si este tiroteo está relacionado con el episodio
ocurrido horas antes
.

Una persona había resultado muerta y tres agentes de policía
heridos leves horas antes tras un tiroteo en un centro cultural de
Copenhague
, donde se celebraba un debate sobre la blasfemia y la
libertad de expresión.

Las autoridades danesas consideraron este incidente un atentado
terrorista y habían elevado al máximo la alerta en el capital, con
un despliegue masivo de efectivos policiales, buscando a una persona
como principal sospechosa.

En el centro cultural donde se produjo el tiroteo se encontraban
en ese momento el embajador francés en Dinamarca y el artista sueco
Lars Vilks, que vive desde hace años bajo protección policial
por
las amenazas de grupos islámicos tras dibujar a Mahoma como un
perro.

La Policía no ha podido confirmar aún si el objetivo de ese
atentado era Vilks, de cuyo paradero no se ha informado, sólo que
está a salvo, al igual que el diplomático francés.

Aunque inicialmente se hablaba de dos sospechosos, tras los
primeros interrogatorios, la Policía pasó a pensar en uno solo, de
quien se ha difundido una foto captada por una cámara de seguridad:
un hombre "de rasgos árabes" de entre 25 y 30 años, que llevaba
cubierta la parte inferior de la cara y portaba un arma automática.

En el atentado, en el que se dispararon según testimonios
presenciales entre 30 y 40 tiros
, resultó muerto un civil de unos 40
años y heridos de levedad tres agentes, dos de ellos miembros del
PET, en el hombro, la pierna y en el pubis, respectivamente.