Escucha esta nota aquí

La noticia no causó mucha sorpresa. La designación del expresidente del Tribunal Constitucional que avaló la repostulación de Evo Morales pese al 21-F al Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) casi pasó desapercibida ayer. Macario Lahor Cortez es el tercero de los seis extribunos que dieron la razón al MAS el 28 de noviembre de 2017 y sentenciaron que ser candidato a la reelección de manera ilimitada es un ‘derecho humano’ que tienen todas las autoridades electas, conforme a una cuestionada interpretación de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, mejor conocida como Pacto de San José.

La nueva autoridad del INRA hizo su declaración jurada en la Contraloría General del Estado ayer, reemplaza a la abogada Beatriz Yuque Apaza.

Antes de que Cortez fuese designado director del INRA, sus excolegas Ruddy Flores y Neldy Andrade habían sido nombrados también en puestos del Gobierno de Evo Morales. Flores primero ocupó el cargo de director de Asuntos Jurídicos en la Cancillería y luego fue nombrado ministro consejero de la representación diplomática de Bolivia ante organismos internacionales en Ginebra (Suiza). Más tarde, Andrade fue contratada en la Autoridad Jurisdiccional Administrativa Minera, dependiente del Ministerio de Minería.

Además de Cortez, Oswaldo Valencia, Zenón Bacarreza, Mirtha Camacho, Ruddy Flores y Neldy Andrade firmaron la sentencia que habilitó a Morales. En su momento, el senador opositor Arturo Murillo denunció que Morales está “pagando favores con pegas” a los tribunos que lo favorecieron.

Meses después, el entonces canciller Fernando Huanacuni confirmó que la designación de Flores la hizo el presidente Morales./ ANF