Escucha esta nota aquí

Pamela Mendouça (28) es graduada de Comunicación Social y Derecho, pero su pasión desde siempre fue el modelaje. En 2006 se inició como azafata en la Expocruz y lleva 12 años trabajando en ferias y como imagen de diferentes marcas, en distintos países del mundo.

¿Cuál es la fórmula del éxito? Cree que la humildad, dinamismo y la preparación, puntos que le valieron el interés de las empresas. Por ejemplo, en el Festival de Vinos y Quesos cumplió su sexto año junto con AJ Vierci.

Alma viajera

Otra de sus pasiones es viajar, y ya no le alcanzan los dedos de la mano para contar cuántos países conoce. “Son más de 30”, recuerda, y ya está pensando en su próximo destino. En algunos países que ha visitado, gusto que se permite ahorrando durante el año redondo y con la ayuda de su mamá, pudo trabajar como azafata. “La experiencia más inolvidable sucedió el año pasado en Marruecos. A pesar de no hablar el idioma nativo, pude conocer gente del modelaje que me invitó a ser azafata de ferias temáticas”, contó.

Así recorrió Marrakech, Tánger, Rabat y Casablanca con la empresa Sport Relva. Luego siguió embelleciendo eventos comerciales en España, Panamá y Argentina.

Experiencia vs. costo

Su trayectoria la hace reflexionar sobre el trabajo de las azafatas en la actualidad. “Algunas empresas no dan mucho valor al currículum y prefieren contratar a las que cobran poco”, expresó. También contó que en Bolivia está sucediendo que cada año las firmas asignan menos presupuesto para algo muy importante: las modelos, que se convierten en la “cara de su empresa”.