Escucha esta nota aquí

Pese a los permanentes operativos de prevención y a las acciones policiales que se ejecutan para evitar que los asaltos de teléfonos celulares sigan golpeando a la población cruceña, entre el jueves y viernes dos nuevos atracos para obtener estos dispositivos generaron temor a un taxista y una pareja.    

El primer caso ocurrió la noche del jueves, en la calle 1 del barrio Los Chacos, donde un adulto acompañado de un niño de 12 años llegaron a bordo de un taxi y aprovechando el descuido del conductor, el menor le arrebató el teléfono celular, mientras que el otro sujeto le apuntaba con un arma de fuego, calibre 22.

La fiscal Alejandra Ávalos, que llevó a audiencia de medidas cautelares al asaltante mayor de edad, dijo que el hombre había inducido al niño a participar activamente del atraco, que, por versiones de los vecinos de la zona donde fueron arrestados, lo había conocido hace tres días y lo llevó hasta su domicilio para mostrarle el arma con la que perpetró el asalto y una supuesta bomba que tendría.

De acuerdo con la representante del Ministerio Público, la Defensoría de la Niñez y Adolescencia se hizo cargo del menor, dado que por su edad es inimputable penalmente ante las leyes, por lo que se ha solicitado un análisis sicológico del pequeño y un informe social de su familia, ya que estaría abandonado por sus padres.

Hernán Ferrufino, el taxista que fue víctima del asalto, contó que fue el menor quien le arrebató el equipo celular de sus manos y que gracias al apoyo de los vecinos, a los que alertó del hecho, se pudo detener al asaltante que indujo al menor.
Ayer, pasado el mediodía, se ordenó la detención preventiva en Palmasola del adulto.

El asaltante

El segundo hecho que tuvo como principal botín de los delincuentes un teléfono celular, fue el ocurrido la noche del viernes en inmediaciones del Parque Autonómico, sobre el cuarto anillo en la zona de los defensivos del río Piraí.

Allí una pareja que caminaba por la zona, fue interceptada por dos sujetos a bordo de una motocicleta, que con una pistola calibre 22 amedrentaron a sus víctimas, para luego robarles un teléfono celular y algunas joyas que llevaban.

El comandante del puesto policial de la 4 de Noviembre, coronel Miguel Mercado, explicó que una vez los afectados avisaron del hecho a los policías, una patrulla que estaba cerca inició la persecución de los asaltantes y logró arrestar a uno, un súbdito colombiano al que se le secuestró el arma calibre 22 con cuatro proyectiles y el celular robado.

Luego los agentes llegaron hasta una casa del barrio Ambrosio Villarroel, donde tras la colaboración de los vecinos que son parte del plan Piraí Seguro se detuvo a cuatro colombianos que vivían y tienen nexos con el asaltante. Aún resta encontrar al hombre que estaba en el momento del asalto. Los extranjeros fueron llevados a la Felcc.

Más detalles

Extranjeros
Los colombianos estaban presos en Santiago y Antofagasta por microtráfico de drogas.

Estadísticas
Según la Felcc las denuncias de asaltos de celulares bajaron de ocho al día a un promedio de dos.