Durante un partido el foco suele ponerse en el resultado, en el juego de los equipos, en si hay o no goles o en si el arbitraje fue bueno o malo. Lo llamativo de este caso es una historia que protagonizó Javier Gómez, el médico de Oriente Petrolero. El profesional dejó por un momento de lado los colores de su institución y auxilió al arquero de Aurora, Agustín Cousillas, que se lesionó en el primer tiempo, durante el cotejo que se disputó el 20 de julio, en el Samuel Vaca de Warnes.

Gómez también conversó con Cardozo (Aurora), que salió lesionado. Foto: LocoboxBolivia

Corría el minuto 23 del partido entre refineros y celestes cuando Cousilla salió a despejar un centro y recibió una carga involuntaria de su rival Jorge Paredes. El portero argentino quedó en el gramado, dolorido. En ese instante, el delantero Yasmani Duk le pide a Gómez que ayude a su colega que en ese momento era su rival, pero que al final se dedican a lo mismo.

También puedes leer:

Gómez, sin dudarlo, examinó a Cousillas se cercioró que tenía el hombro fuera de lugar, se lo acomodó, lo inmovilizó y le aconsejó que se haga una radiografía de control inmediatamente.  El método que utilizó Gómez, como lo hace habitualmente, evitó que el golero ingrese al quirófano. El club cochabambino no cuenta con un cuerpo médico completo, solo tiene un kinesiólogo.

Cousillas le agradeció, pero le dijo que quería seguir disputando el partido. El galeno de los refineros le explicó que no era lo indicado, ya que su tiempo de recuperación demandaría al menos tres semanas. Al final siguió sus instrucciones y se quedó en el banco. Al final del partido Gómez fue preguntarle cómo se sentía y le siguió dando indicaciones para que su retorno a las canchas sea lo antes posible.

Te puede interesar: