El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, celebró hoy que su reforma sanitaria "está aquí para quedarse", tras el aval que dio el Tribunal Supremo a los subsidios federales para comprar seguros médicos, de los que dependen 6,4 millones de ciudadanos y uno de los pilares de la ley.

"Ha habido éxitos y reveses, los reveses los recuerdo claramente.
Pero no hay ninguna duda de que esta ley está funcionando y ha cambiado, e incluso salvado en algunos casos vidas estadounidenses", dijo Obama en un discurso desde la Casa Blanca tras conocerse la esperada decisión judicial.

La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos validó el jueves la ley sobre seguro de salud patrocinada por el presidente Barack Obama, confirmando que la controvertida ayuda fiscal a algunos beneficiarios es conforme a la constitución.

La decisión tomada por seis jueces contra tres, destacada por el presidente del alto tribunal, significa que los siete millones de estadounidenses que se benefician con un seguro de salud a través del sitio web del gobierno, tienen derecho a una reducción de impuestos al igual que los otros.

Los opositores al Affordable Care Act -más conocido como "Obamacare"- argumentaban que era anticonstitucional que el gobierno federal subsidie el seguro.

"Es una victoria del sentido común y para todas las familias estadounidenses ", declaró Nancy Pelosi, líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes.

Los republicanos mantienen su desacuerdo 

"Los republicanos continuaremos luchando con uñas y dientes en rechazo de esta ley opresiva", declaró el Senador John Cornyn, uno de los líderes del partido en la cámara alta.

"La decisión de hoy no cambia el hecho de que "Obamacare" ha sido un desastre para millones de familias trabajadoras estadounidenses cuyos costos de salud se han disparado o perdieron sus seguros completamente", advirtió el legislador.