Escucha esta nota aquí

Cristofer Chávez Cuellar, alias "el Desalmado", presunto asesino de cuatro hermanos menores de edad en el departamento del Caquetá, en en el sur de Colombia, se fugó este domingo de la cárcel Las Helicónias, informaron las autoridades de ese país.

La fuga de "el Desalmado", detenido por el homicidio de los niños en Florencia, Caquetá, en febrero pasado, fue detectada por la guardia carcelaria durante el conteo de internos de esta madrugada, informó en un comunicado la Fiscalía General de Colombia que de inmediato asumió la investigación del caso.

De acuerdo con las primeras indagaciones de las autoridades, al parecer Chávez Cuellar escapó por los muros del penal, utilizando un alicate, para cortar los cables y alambres, aprovechando una falla de luz que se presentó en el establecimiento carcelario. 

Ayuda de los guardias

El director de la Policía Nacional, general Rodolfo Palomino, manifestó el domingo que en la fuga de Cristopher Chávez hay personal del Instituto Nacional penitenciario (Inpec) involucrado.

"En lo que sin duda alguna debe interpretarse como un cuadro de corrupción por parte de alguno o algunos de los miembros de la
guardia penitenciaria de Las Helicónias de Florencia, permitieron la
fuga de este delincuente", afirmó el general Palomino a periodistas. 

La autoridad policial ofreció una recompensa de 50 millones de pesos
(unos 20.000 dólares) a quien dé información que permita la
recaptura de Chávez.

Palomino enfatizó que está seguro que cuando se recapture a
alias "El Desalmado", seguramente alguien más tendrá que acompañarlo en la cárcel, haciendo alusión a los posibles cómplices de la fuga.

El asesinato de cuatro hermanos

La Policía desplegó un operativo por todo el departamento del
Caquetá para impedir que Chávez Cuellar salga de la región.

Alias "el Desalmado" es investigado por su presunta participación
como autor material
de la masacre de los cuatro hermanos de la
familia Vanegas Grimaldo en hechos ocurridos el pasado 4 de febrero
en la zona rural de Florencia.

El mismo hombre narró ante la justicia en el momento de ser
detenido, el pasado 14 de febrero, que asesinó a los niños al no
encontrar en la casa a sus padres.

Las cuatro víctimas fueron identificadas como Deinner, Laura
Jimena, Juliana y Samuel Vanegas
Grimaldo, con edades comprendidas entre los 4 y los 17 años, quienes recibieron disparos en la cabeza cuando se encontraban en una humilde vivienda a 45 minutos de Florencia.