El número de millonarios en todo el mundo creció el pasado año el 7% hasta alcanzar los 14,6 millones, aunque se redujo un 2 % en Latinoamérica, según un informe publicado hoy por las consultoras Capgemini y RBC Wealth Management.

El estudio, realizado en veintitrés países, define como grandes patrimonios aquellos con activos de inversión de al menos un millón de dólares, excluidos la primera vivienda y los bienes consumibles.

Según el documento, la recuperación económica y la buena evolución de los mercados de renta variable han permitido a 920.000 individuos en todo el mundo alcanzar el estatus de millonarios en 2014.

Latinoamérica

Por áreas, Latinoamérica sufre los efectos de la crisis y desciende un dos por ciento el número de grandes fortunas, debido a la caída de los precios de las materias primas, que ha afectado también a la capitalización bursátil de las empresas del sector.

El año pasado, el número de millonarios creció un 11 % en Asia-Pacífico, un 9 % en Norteamérica y un 4,6 % en Europa, por lo que los autores del estudio creen que antes de que acabe el año Oriente concentrará la mayor parte de las grandes fortunas.

Los activos bursátiles concentran un veintisiete por ciento del patrimonio de las grandes fortunas en todo el mundo, y desplazaron al dinero en efectivo, algo que, según el estudio, demuestra un mayor apetito por el riesgo.

No obstante, los más ricos mantienen aproximadamente una cuarta parte de su fortuna (veintiséis por ciento) en efectivo, bien para continuar con un determinado estilo de vida, bien para protegerse ante la volatilidad de los mercados.

Los activos inmobiliarios concentraban un 20 % de las carteras, la renta fija un 16 % y las inversiones alternativas, un 10 %.

También se endeudan

Los millonarios también se endeudan, según pone de manifiesto el informe, puesto que el 18 % de ellos se financia mediante créditos, aunque en su gran mayoría como un medio para realizar inversiones (un 40 %) o para llevar a cabo adquisiciones en el sector inmobiliario.

A medio plazo, para 2017, el estudio prevé que el número de grandes fortunas aumente en cerca de un 8 % en todo el mundo, hasta alcanzar 70,5 billones de euros a finales de ese año, sobre todo por el empuje de los "nuevos ricos" de Asia-Pacífico, donde las grandes fortunas crecerán un 10,3 %.