Escucha esta nota aquí

Este viernes fue la primera fiesta nacional Pedro Sánchez como presidente del Gobierno español y, como es habitual, el Palacio Real organizó un cóctel encabeza por el rey Felipe y la reina Letizia.

Siguiendo las normas de protocolo, Felipe VI y doña Letizia llegaron al Salón del Trono donde saludaron a los más de 1.000 invitados. Los primeros a quienes saludaron fueron a Pedro Sánchez y su esposa, Begoña Gómez, quienes protagonizaron la anécdota de la jornada.

Luego de saludar a los reyes se pararon a su lado (en vez de ingresar al salón como indica el protocolo) y se quedaron para saludar junto a ellos a los demás invitados.

Rápidamente los asistentes del Palacio se dieron cuenta del momento y se acercaron al presidente para pedirle que abandone esa posición, decirle que ese lugar no le correspondía y que debía avanzar hasta la sala donde esperan las autoridades a que comience el acto.

La cara del presidente al momento de retirarse, lo dice todo. Mira el video: