Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales llegó cerca de las 8:30 a Tiahuanaco e inmediatamente fue conducido al museo Lítico donde los amautas le practicaron una limpia espiritual. Luego se dirigió al salón, donde está ubicado el monolito Pachamama o Bennett, para vestir un traje diseñado especialmente para esta ocasión.

Invitados y personalidades de más de 50 países
participan en el acto de investidura. En la ceremonia andina intervienen cerca de 1.000 personas, entre amautas, músicos y guardia indígena.

Dos aeronaves trasladaron al presidente reelecto y al vicepresidente Álvaro García Linera, como también a los invitados especiales como es el caso de los presidentes de Costa Rica, Trinidad y Tobago, además de los vicepresidentes de Cuba y Perú.

Morales comenzó su recorrido por los sitios sagrados del Tiahuanaco, donde hizo ofrendas en la pirámide de Akapana y en el templo de Kalasasaya.

Una vez concluida este recorrido, el mandatario boliviano salió por el portal y recibió dos bastones de mando.