Escucha esta nota aquí

La Paz, 5 de agosto del 2015

Señor
Pedro Rivero Mercado
Director
EL DEBER
Santa Cruz

Señor director:

En la edición de El Deber del lunes 3 de agosto, en las páginas A 14 y 15, publican una nota con el título “Proxenetas ofrecen sexo a la carta a los legisladores”.

Al respecto, los integrantes de las dos cámaras que componen la Asamblea Legislativa Plurinacional, después de un análisis, además de indignación y debate interno, coincidimos en plantear las observaciones que detallamos a continuación:

La nota periodística incurre en por lo menos tres generalizaciones puntuales:

1.- “Los parlamentarios y altos funcionarios de la Asamblea Legislativa reciben ‘catálogos’ para seleccionar a las mujeres”.

Esta generalización al no precisar qué parlamentarios reciben catálogos, alcanza a todas y todos los asambleístas.

2.- “Los funcionarios legislativos afirman que la vida privada de los legisladores puede ser mucho más oscura en la realidad que en las noticias”.

Esta afirmación se refiere a la vida privada de todas y todos los legisladores, porque no particulariza a ninguno.

3.- “Drogas y alcohol. Los asambleístas admiten que la prostitución se vincula a ambos”.

Con esto, el periódico que usted dirige asegura que todos o cualquier asambleísta admite lo que ustedes publican.

Pero iremos a lo que consideramos el efecto difamatorio contra la institucionalidad del primer órgano del Estado, de la nota periodística que refiere una actividad ilegal al interior de la Asamblea Legislativa, como es el proxenetismo. Nos incluye a todas y todos, en este recinto no ha quedado nadie sin ser manchado con la tinta de su periódico.

Consideramos muy poco serio y fuera de todo rigor periodístico que hayan tomado la opinión de tres asambleístas no identificados como si fuese la palabra definitiva y única de todos los asambleístas que sumaron 332 en total. En la nota se sugiere que la práctica de proxenetismo sería general e institucionalizada al interior de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Contando con la decencia de su periódico, el martes 4 de agosto las presidencias de ambas cámaras realizaron una conferencia de prensa aclarando que en la Asamblea no ocurre lo que la nota afirma, pero que de todos modos se reforzarían las medidas de seguridad en las puertas de ingreso al edificio. Esta conferencia suponía el uso del derecho a réplica ante semejante exceso, pero no sucedió. Más por el contrario en un ejercicio de la repetición más tendenciosa, y lejos de publicar las aclaraciones realizadas por los presidentes de ambas cámaras, titulan en la edición del día siguiente: “Restringen ingresos por lío de proxeneta”, con lo que nos genera susceptibilidades con la intención de su nota.

Por lo tanto, y ante la falta de lo que consideramos debe ser la ética periodística, pedimos al periodista que escribió la nota, y al diario El Deber, que la publicó, nos respondan si consideran correcta la publicación realizada sin pruebas, y haciendo las generalizaciones antes anotadas.

Por último, solicitamos su colaboración con el proceso de investigación que inició la Asamblea para esclarecer la denuncia realizada por su medio, todo en aras de llegar a la verdad.

Sin otro particular y a la espera de su respuesta, reciba usted un atento saludo.

Sen. José A. Gonzáles Samaniegot
Presidente Cámara de Senadorest

Dip. Gabriela Montaño Viaña 
Presidenta Cámara de Diputados

Dip. Juana Quispe Ari
Jefa de Bancada Nacional MAS-IPSP

Sen. Oscar Ortiz Antelo
Jefe de Bancada Unidad Demócrata

Dip. Norma Pierola de Gutiérrez
Jefa fe Bancada Partido Demócrata Cristiano

Dip. Jimena Costa Benavidez
Diputada Nacional

---------------------------------------------------------------------------------------------

Carta de respuesta


Santa Cruz de la Sierra, 5 de agosto de 2015
CITE: DMED-DE/35/015


Señores
ASAMBLEA LEGISLATIVA PLURINACIONAL
La Paz.-

Ref.: Admisión de error y pedido de disculpas

Señor presidente:

En nuestra edición del lunes 3 de agosto fue registrada una nota referida al caso de una presunta actividad ilegal (proxenetismo) al interior del recinto parlamentario plurinacional, sustentada en la versión de nueve asambleístas que pidieron reserva en sus nombres. También fueron realizadas otras consultas como la efectuada al exdiputado del MAS, Galo Bonifaz, que ofreció algunos datos de la investigación del tema, impulsada hasta antes de que finalizara su gestión. Como también se lo explica en nuestra edición de la fecha (pag A26) se recurrió a la presidencia del Senado para obtener la versión de la contraparte, pero el director de Comunicación de ese despacho dijo que esa autoridad no se pronunciaría sobre una denuncia que no era de su conocimiento.

No obstante, hemos concluido, tras un análisis interno de la Redacción, que evidentemente, aunque sin ninguna mala intención, se ha incurrido en una generalización que resulta de la falta de un mayor rigor periodístico en la investigación así como en el tratamiento y en la puesta en página del tema. Comprendemos cabalmente el malestar ocasionado por esta publicación y ofrecemos nuestras disculpas sinceras a los asambleístas, esperando que sean aceptadas.

En más de 60 años, la tinta de EL DEBER fue utilizada en la búsqueda incesante de la verdad y en el servicio a la comunidad. Nunca para manchar la honorabilidad de nadie ni para otros fines espurios.

Teniendo como base fundamental nuestra independencia y credibilidad, hemos crecido hasta alcanzar un liderazgo indiscutible, también aprendiendo de nuestros errores que son propios de la falible especie humana. Es por eso que admitimos, con propósito de enmienda, la falla que nos imputa la Asamblea Legislativa Plurinacional a la que además de nuestras excusas, ofrecemos la voluntad plena de cooperar con la investigación de los legisladores sobre el tema en cuestión, sugiriendo retomar aquella impulsada por el exdiputado Bonifaz.

Lo saludo con mis consideraciones más distinguidas.


Pedro F. Rivero Jordán
Director Ejecutivo de Diario EL DEBER

Cc.: Archivo
Asamblea Legislativa Plurinacional