Escucha esta nota aquí

Los independentistas catalanes repetirían mayoría absoluta en el parlamento regional pese al fuerte empuje del partido Ciudadanos, partidario de la unidad con España, con el 99,1% de los votos escrutados, en un gran triunfo del presidente destituido Carles Puigdemont.

Junts per Catalunya, la plataforma independentista recién creada por Puigdemont, huido a Bélgica, fue la fuerza secesionista con más escaños, 34, que sumados a los 32 de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y a los 4 de la CUP, superan los 68 de la mayoría absoluta.  Sin embargo, la fuerza con más diputados y votos fue Ciudadanos, de Inés Arrimadas, con 37 escaños.  

Como ocurrió en 2015, los independentistas se benefician del sistema electoral, que recompensa el voto rural y lograrán la mayoría absoluta sin conseguir el 50% de los votos de los más de 5 millones de catalanes llamados a las urnas, en una jornada en la que la participación superó el 80%, un récord.

 La victoria de los independentistas supone un golpe para el presidente del gobierno español Mariano Rajoy, que intervino la autonomía catalana tras la fallida proclamación de independencia del 27 de octubre, y convocó estos comicios en los que su Partido Popular logra sólo 4 diputados, en comparación con los 11 que tenía.

Los comicios transcurrieron sin incidentes pese a la tensión acumulada en dos meses de vértigo, en una jornada fría pero soleada en esta región mediterránea del noreste de España.  

“El Estado español cayó derrotado”, celebró exultante desde Bélgica el expresidente catalán Carles Puigdemont, después de que los independentistas alcanzaran la mayoría absoluta en escaños con su lista, Junts per Catalunya, en cabeza.

Se mostró evasivo sobre su regreso a España, donde pesa una orden de arresto contra él, acusado de rebelión y sedición, aunque a principios de diciembre abrió la puerta a volver para ser investido si ganaban las fuerzas independentistas.

Por su parte la líder del partido antiindependentista catalán Ciudadanos, Inés Arrimadas, afirmó que darán batalla en tanto que formación más votada en las elecciones regionales, y avisó de que los nacionalistas “nunca más podrán hablar en nombre de toda Cataluña”.

“Ha quedado más claro si cabe (...) que la mayoría social está a favor de la unión con el resto de españoles y el resto de europeos, y los partidos nacionalistas nunca más podrán hablar en nombre de toda Cataluña, porque Cataluña somos todos”, dijo Arrimadas al celebrar su triunfo con miles de simpatizantes en la capital Barcelona.

 El referéndum de secesión del 1 de octubre, prohibido por la justicia y duramente reprimido por la policía, precipitó los acontecimientos: el 27 de este mismo mes el Parlamento catalán proclamó la independencia y horas después el gobierno regional de Puigdemont había sido cesado por el parlamento español.

Tags