Escucha esta nota aquí

Es muy importante que el parabrisas delantero no esté sucio. Por eso se recomienda que antes de arrancar, hay que asegurarse de limpiarlo de manera correcta. Antes de todo, evitar de rellenar el depósito con agua del grifo. Además de obstruir el conducto con la cal que lleva disuelta, puede ser un nido de bacterias que pueden afectar la salud, tal y como confirmó un estudio de la Agencia de la Protección de la Salud del Reino Unido. En cualquier supermercado se puede conseguir el líquido de color azul.