Escucha esta nota aquí

Tras la denuncia de los exmiembros de las Aldeas del Padre Alfredo sobre irregularidades en el proceso de adopción de menores, el director del Servicio de Política Social de la Gobernación, Duberty Soleto, afirmó que todo el procedimiento está enmarcado en leyes como el Código del Niño, Niña y Adolescente. 

"La Gobernación si promocionó la adopción porque así lo estable la ley, los niños tienen el derecho a la familia. Preparamos a los padres y entregamos un certificado de idoneidad. Todas las denuncias tienen que ser aclaradas", explicó Soleto en una entrevista en la red Unitel. 

Claudio Caiguara, exmiembro de las Aldeas del Padre Alfredo, denunció este lunes que 32 menores fueron dados en adopción y se desconoce en qué situación están actualmente. Además, indicaron que existe discriminación porque se selecciona a los niños que serán adoptados por el color de su piel, ojos y cabello. 

Caiguara y un grupo de exmiembros de las Aldeas hicieron una cadena humana en la puerta del hogar para pedir que se la considere como una familia y así evitar que se siga dando en adopción a los menores. 

El funcionario de la Gobernación respondió que los niños no pueden quedarse hasta su adolescencia en los hogares porque tienen derecho a crecer en el seno de una familia.

 "Todos los centros de acogida son centros transitorios que solamente le están dando la protección que necesitan, en ningún caso estos centros pueden mantener a los niños hasta que sean adolescentes", dijo.

Soleto afirmó que años atrás encontraron ilegalidades en los centros como el caso de menores que habían perdido la oportunidad de ser adoptados.

"Nosotros hemos encontrado, cuando asumimos el cargo, niños que había sido abandonados en la maternidad y esos niños perdieron la oportunidad de ser adoptados porque no fueron puestos en conocimiento de los jueces", denunció. 

Según la Gobernación, 30 niños fueron adoptados y el nuevo el Código del Niño, Niña y Adolescente acelera el proceso que dura cuatro meses. Antes podía durar hasta dos años.