Escucha esta nota aquí

La Paz es el departamento con mayor registro de casos de trata y tráfico ¿qué están haciendo para reducir estas cifras?
El delito está más visibilizado ahora, eso no quiere decir que hemos realizado todo el trabajo, nos falta un buen trecho, por eso estamos trabajando en prevención y nos ayuda el hecho de estar en La Paz, donde se concentra el mayor número de instituciones; sin embargo, el crecimiento de la ciudad hace que este tipo de actividades se incrementen. Otro factor es el aumento de lenocinios clandestinos, no quiero generalizar diciendo que todos estos locales son de trata, pero hemos tenido casos vinculados a este tema y a proxenetismo.

¿Su división cuenta con personal y equipamiento necesario para combatir este flagelo?
Hemos fortalecido mucho la oficina, desde los recursos humanos hasta el equipamiento, pero aún falta.  Ahora somos como 18 investigadores. Es una de las divisiones mejor equipadas del país, quizá la más grande. Estamos haciendo las gestiones para conseguir un ambiente más amplio y para actualizar los equipos con el fin de efectivizar el trabajo. 

¿Cuántas denuncias reciben por día? 
Dependiendo, hay días que no nos llega ninguna, pero en otros se puede tener hasta 100. Hay que ver también las temporadas. Al finalizar la gestión escolar se incrementa, pero pasan uno o dos días y (los colegiales desaparecidos normalmente) vuelven a su casa. En las fiestas de fin de año, del Gran Poder y de Carnaval, donde hay mayor consumo de alcohol, también se registra la mayor cantidad de desaparecidos.

¿Qué papel juegan las redes en la captación de víctimas?
Con el internet se han sofisticado ciertas técnicas que hacen (para los tratantes) más efectivas la captación de personas. Ahora nosotros estamos utilizando mucho el tema de ingeniería social por la manipulación (a las víctimas de trata y tráfico) a través de las redes. 

¿Cuáles son las formas más comunes de captación?
Hemos identificado tres formas de captación: forzada, parcialmente engañosa y totalmente engañosa. La tercera es la que presenta mayor índice de investigación; por ejemplo, en las redes sociales se hace ofertas de trabajo para niñeras, para administradoras, etc., pero las personas captadas terminan como damas de compañía. A eso le llamamos ofertas de trabajo totalmente engañosas, cuando le dicen a la víctima: ‘vas a trabajar de niñera’, pero termina como dama de compañía. Esas ofertas, lastimosamente, también aparecen en los medios de comunicación. 

Las víctimas de trata de La Paz ¿a dónde son llevadas? 
El tema de trata y tráfico de personas es un delito transnacional, pero el modus operandi más común es traer del oriente (Santa Cruz, Beni y Pando) a occidente (la zona andina de Bolivia) o viceversa. La estrategia es, no quiero decir que todos los casos son así, llevarlas a un lugar donde las encierran totalmente y del que les sea difícil comunicarse con el entorno.

¿En qué momento un caso de desaparición pasa a tipificarse como trata y tráfico?
Cuando nosotros hacemos el registro de personas desaparecidas, una vez que se elabora el panfleto, que es el documento oficial para declarar desaparecida a una persona; tenemos 72 horas para dar con su paradero. Si dentro de ese periodo ese niño, niña o adolescente, después del trabajo que hemos hecho de entrevistas, verificación del lugar del hecho, difusión, información, etc., no aparece; hacemos un informe al Ministerio Público para que se inicie un caso y ahí el fiscal empieza a emitir requerimientos de llamadas a las empresas de telecomunicaciones, de declaraciones para testigos u otra serie de actuaciones dependiendo del caso. El Ministerio Público valora y tipifica un delito, si puede ser trata, sustracción de menor o inducción a fuga, etc. 

¿Recibe el mismo tratamiento cuando la persona desaparecida es mayor de 18 años? 
Para adultos valoramos las características y las circunstancias de la desaparición (...), pero igual se lo pasa a conocimiento del Ministerio Público, porque esa es nuestra función. Nuestra obligación como Policía es que si tenemos conocimiento de algún hecho en particular que pueda constituir un delito, si o sí se informa al Ministerio Público sin importar si la persona es menor de edad o adulta. El Ministerio Público ve la pertinencia, si corresponde o no investigar. 

¿Cómo se está coordinando el trabajo en las fronteras?  
Coordinamos con las departamentales. Lo ideal sería que exista una dirección nacional de la Policía. Hay un proyecto para un departamento nacional de Trata  y Tráfico de Personas. 

¿El cambio de los investigadores es constante? ¿Cada cuánto tiempo? ¿De qué depende? 
Nosotros estamos sujetos a disposición superior, hay rotaciones, es bastante común pero también tenemos investigadores que están muchísimo tiempo.

¿Eso es positivo? 
Es positivo. En los delitos de trata y tráfico necesitas agentes que conozcan del tema; cuál es la modalidad del mismo delito; los elementos que lo constituyen; cómo es que se relacionan unos con otros, etc.; sin embargo, cuando hay movilidad funcionaria nosotros tenemos que estar sujetos a lo que disponga la superioridad.

¿Qué requisitos debe cumplir un agente que es enviado a la División de Trata? ¿tiene capacitación previa? 
No, una vez que se los designa aquí se los capacita.   

¿Qué falta en la lucha contra la trata y tráfico? porque, si bien hay avances en cuanto a leyes y otros aspectos, hay padres que aún buscan solos a sus hijos.

Si revisamos la Ley Nº 263 (de Trata y Tráfico de Personas), muy envidiada a escala regional, hay buenas medidas que se han adoptado como Estado, pero la ley menciona otros elementos que todavía faltan que se ejecuten por parte de todas las instituciones, (por ejemplo) en el tema de asistencia, protección a víctimas, el fortalecimiento de las Divisiones de Trata y Tráfico de Personas, que la misma ley establece. Todavía queda mucho trabajo por hacer, a pesar de que la ley tiene cinco años de vigencia.  

 Perfil

En la institución policial 
Como investigadora ha  estado desde 2007; como jefa de la División de Trata y Tráfico de Personas lleva un año.