Escucha esta nota aquí

¿Cómo transmitir la música a los sordos? Una tarea que parece casi imposible cobra vida en las manos de una entusiasta actriz chilena que graba videoclips de grandes éxitos musicales en lenguaje de señas, en una bella experiencia para músicos y espectadores.

En el comedor de su casa, María José Siebald comienza su transformación: maquillaje, pestañas postizas, labial, vestido apretado y una enorme peluca que la convierte en un instante en la fallecida cantante inglesa Amy Winehouse.

Todo empezó cuando era pequeña, entonces vivía cerca de una escuela de sordomudos que le llamaba la atención, y ya de mayor decidió cruzar sus habilidades como actriz con la comunidad sorda, en un ejercicio sin fines de lucro para descubrir nuevos lenguajes y dar el placer de la música a un grupo habitualmente apartado de ella.

"No veo a las personas sordas como personas enfermas, las veo como personas normales, que tienen una necesidad musical como la tengo yo también, y como la tenemos todos", explica Siebald.

Los sordos pueden sentir la música con sus otros sentidos: el tacto les permite captar las vibraciones del sonido, y con los ojos pueden ver y sentir los movimientos o leer las letras de las canciones.

Muchos conocen la música, por ejemplo electrónica, subiendo mucho el volumen y notando las vibraciones. Pero María quiere ir más allá.

"Mi trabajo es cómo explicarles (a los sordos) qué es la música. En qué consiste. No es sólo voz, no es sólo instrumentos, tiene que ver con una sensibilidad", dice la artista.

Busca maneras de mostrar visualmente el eco, o por ejemplo, una canción cantada a cuatro voces. Acompaña cada género musical con una estética ardiente.

Crea coreografías que expliquen la música, baila, actúa, interpreta canciones en lenguaje de señas y versiona videoclips de grandes éxitos especialmente diseñados para ser entendidos por la comunidad sorda, que también pueden ser admirados por los oyentes.