El ministro de Educación, Roberto Aguilar, afirmó que las filas que se ven en puertas de unidades educativas del país constituyen un negocio ilícito de personas inescrupulosas que llegan a cobrar hasta 1.500 bolivianos por esos espacios. 

"Esto está promovido por gente inescrupulosa que comienza a hacer la fila y después la vende, negocio que es ilícito y que está ligado a aprovechar la buena intención de la madre o padre de familia de poder inscribir a su hija o hijo en una unidad educativa", dijo la autoridad. 

Conoce más: Reducirán a 30 el número de alumnos por aula

El próximo 18 de enero inicia el registro de alumnos en los centros de aprendizaje, mientras que para el primero de febrero está prevista la inauguración de la gestión académica. Desde los primero días del año se ven largas vigilias en las principales unidades educativas. 

"Las filas se producen en ciertas unidades educativas en el centro de la ciudad, en el caso de La Paz son seis unidades educativas donde se hace fila. (...) lo que queremos es evitar que las filas se vuelvan un negocio", dijo en entrevista con Bolivia TV.

Lee también: Más de 37.000 educadores se titulan en el país

Agregó que los alumnos antiguos, los hermanos de los estudiantes y aquellos que reprobaron tienen prioridad en las inscripciones escolares, razón por la que no deben existir filas y menos cobros por el trámite. 

Informó que son cuatro los pasos importantes para las inscripciones: se inscriben a alumnos antiguos, si el niño a inscribir tiene un hermano mayor ya en la unidad educativa, que la familia viva por la zona donde está ubicado el colegio y que el padre trabaje cerca del recinto educativo.

Puedes ver: Eximen años de provincia a maestros con discapacidad

Concluyó señalando que "ante esta situación, inmediatamente el director de la Unidad Educativa o el Director Distrital debe tomar una decisión que impida que este tipo de actos ilícitos se consoliden. Por lo tanto, el mecanismo más democrático al que hemos podido recurrir es que se realice un sorteo".

Para la presentación de quejas, el Ministerio de Educación dispone de mecanismos para sentar cualquier denuncia a través de la Unidad de Transparencia, ya sea mediante la página web, directamente en las oficinas del ministerio o a través de la línea gratuita 800 10 0050.