Escucha esta nota aquí

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) difundió este domingo un vídeo en el que muestra la ejecución de una veintena de cristianos coptos egipcios que habían sido capturados en Libia. La ejecución ha provocado una crisis en Egipto, donde el presidente, Abdel Fatah al Sisi, ha convocado al Consejo de Defensa.

En la grabación de Estado Islámico, de cinco minutos y un segundo de duración y cuya autenticidad no pudo ser verificada, aparece el grupo de civiles egipcios trasladados por extremistas enmascarados, supuestamente en la capital libia, Trípoli, donde fueron decapitados.

El vídeo, emitido por una de las productoras del EI, "Al Hayat",
fue difundido en foros yihadistas bajo el titulo "Un mensaje firmado
con sangre para la nación de la cruz
", en referencia a los
cristianos.

En las imágenes aparecen varios extremistas, vestidos de negro,
sujetando a los rehenes por la espalda y trasladándolos en fila por
la orilla del mar, en lo que parece una playa, que, según escriben
en el vídeo, está localizada en el norte de Tripoli, en la costa del
mar Mediterráneo
.

Las víctimas, que vestían el uniforme naranja con el que los
yihadistas visten a sus rehenes, llevaban las manos atadas a la
espalda y no mostraban signos de resistencia, aunque varios de ellos
aparecen rezando antes de su decapitación por sus verdugos.
Uno de los yihadistas, que hablaba en un perfecto inglés,
advirtió, antes del asesinato, de que se trata de un acto en
reacción "a una guerra de los cruzados"
contra el EI.

En Egipto, el Consejo Nacional de Defensa celebrará una reunión extraordinaria a instancias del presidente. Este organismo reúne, además del jefe de Estado, al primer ministro, los ministros de Defensa y de Interior y la plana mayor de las fuerzas armadas.

Las milicias islamistas en Libia acusaron recientemente a Egipto de enviar aviones para bombardear sus posiciones, lo que niegan las autoridades de El Cairo.

El EI difundió el pasado 12 de febrero en internet las
fotografías de los 21 coptos supuestamente secuestrados en el número
7 de su revista en inglés "Dabiq".

En enero pasado, al menos trece trabajadores coptos fueron
tomados como rehenes por unos asaltantes, que se cree son miembros
de una brigada islamista, en la ciudad de Sirte, en el norte de
Libia.

Sirte, a 500 kilómetros al este de Trípoli, está en manos de las
milicias islamistas, entre ellas Ansar al Sharia, filial del EI en
Libia y que el Consejo de Seguridad de la ONU añadió el pasado
diciembre a su lista de organizaciones terroristas.