Escucha esta nota aquí

La tensión entre Bolivia y Chile sigue en ascenso. Autoridades y dirigentes afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) se unen y acusan al cónsul chileno en La Paz, Milenko Skoknic, de intentar “desinflar” la demanda marítima boliviana y “entrometerse” en asuntos internos del partido oficialista.

Mientras, el Gobierno sigue con la investigación sobre los viajes del diplomático, que supuestamente se reunió con líderes de la oposición para desestabilizar la gestión del presidente Evo Morales.

El cónsul chileno evitó, nuevamente, aclarar el motivo de sus reuniones. El diplomático se excusó a través de la oficina de Comunicación del consulado de Chile.

Esteban Urquizu, gobernador de Chuquisaca, fue una de las autoridades que se reunió con Skoknic. El gobernador, que pertenece a filas masistas, relató a EL?DEBER cómo fue la reunión con el diplomático y los temas que se abordaron.

Urquizu dijo, primero, que Skoknic insistió durante una semana para celebrar la reunión. La cita, que duró no más de media hora, se produjo el 30 de julio, y fue en medio del conflicto entre la dirigencia potosina y el Gobierno.

“Fue una reunión cordial, al principio. Pensé que venía (a Sucre) con propuestas, pero no lanzó ninguna. Entonces, ¿a qué vino? Vino a conocer cómo está el MAS?en Chuquisaca, y quiere saber también cómo está el MAS?en el país”, reveló Urquizu a este medio.

Skoknic se incomodó
El punto álgido llegó casi a la mitad del encuentro. Urquizu reveló que abordó el tema marítimo y el cónsul, según el gobernador, intentó explicar la posición chilena.

“Se incomodó cuando le dije que es nuestro derecho volver al mar con soberanía. Él (Skoknic) se limitó a decir que este tema está en La Haya, pero quiso plasmar su posición. Ahí, le dije que Evo Morales irá a la reelección y la cita terminó”, detalló el gobernador.

Morales, en la última entrevista con EL?DEBER, expresó su sospecha de que Skoknic realiza un plan de desestabilización contra su gestión al reunirse con líderes de la oposición.

Otra líder masista que se reunió con el diplomático fue Nélida Sifuentes, vicepresidente del Senado. La asambleísta recibió al cónsul en su oficina en Sucre. “Él gestionó la entrevista. Pensé que venía con ideas de intercambio parlamentario, pero solo escuchó nuestra posición respecto al mar”, relató.

La legisladora añadió que Skoknic “busca información del MAS de primera mano” y resaltó que el presidente Morales “tiene razón” en señalar que el diplomático busca “desestabilizar” la gestión oficialista.
Al respecto, el vicepresidente Álvaro García informó de que aún se investigan las reuniones que mantuvo el cónsul chileno.

“Estamos haciendo las averiguaciones necesarias y luego evaluaremos la dimensión de lo que sucedió para tomar diplomáticamente el camino que corresponda”, dijo García