Escucha esta nota aquí

La alta tensión que se vivió en la red entre Daniil Medvedev y Stefanos Tsitsipas en primera ronda del Miami Open fue una vergüenza. Fue el tenista ruso quien acabó con el triunfo (2-6, 6-4 y 6-2), pero la cara fea de la victoria vino segundos después de que el griego Tsitsipas le dedicara unas palabras fuera de contexto. No es habitual ver estas escenas en el tenis de la alta competición.