Escucha esta nota aquí

2/04/2015

Evo Morales se enteró por su sistema de monitoreo que Jorge Ledezma provocó molestia en Chile porque viajó al norte de ese país a entregar una donación con un chaleco que tenía impresa la consigna marítima. Se molestó y llamó inmediatamente al vicepresidente Álvaro García para decidir el relevo de Ledezma. Optó por Reymi Ferreira, que no tuvo tiempo para pensar la invitación. Ayer, el exministro de Defensa se disculpó y aseguró que la decisión de llevar el chaleco fue personal e involuntaria.

Ledezma se disculpó con Morales, con el pueblo y el Gobierno chileno. Calificó como un “pequeño error” vestir el chaleco con la leyenda a favor del mar.

“Lamento profundamente que un pequeño error se haya convertido en un problema grande. Nunca fue mi intención insinuar provocación alguna. Llevé un chaleco institucional que los del ministerio de Defensa llevamos como uniformes de trabajo”, justificó Ledezma, político y sindicalista muy cercano a Morales.

Luego, el exministro de Defensa explicó a este medio que esta decisión fue “personal” y que el mandatario no tenía conocimiento. Además, remarcó que “el error fue involuntario” y que llevó el chaleco a Chile porque “lo usa en todos lados”.

Ledezma no sabe si continuará en la política y anunció que regresa a Cochabamba.

Exceso de patriotismo

El nuevo ministro de Defensa, Reymi Ferreira, calificó el hecho como un “exceso de patriotismo” y lamentó que esta acción haya perjudicado la carrera profesional de Ledezma.

“Lo que pasó es que hubo un exceso de patriotismo. Fue un pequeño error que por la coyuntura actual se lo sobredimensionó”, recalcó Ferreira.

Ledezma viajó el martes a Copiapó, Chile, a entregar 13 toneladas de agua embotellada a los damnificados por el sismo que destruyó varias regiones del norte chileno.

Ferreira recibió ayer el despacho de Defensa de manos de Ledezma. Por el momento no cambió el personal actual