Escucha esta nota aquí

Miles de guatemaltecos del poblado indígena de San Pedro Sacatepéquez, unos 40 km al oeste de la capital del país, recrearon la entrada de Jesús a Jerusalén, el Domingo de Ramos que inicia la conmemoración de la Semana Santa.

Previo a la peculiar procesión, en la que un burro blanco de 14 años llamado Rito lleva sobre su lomo una imagen de madera de Jesús vestido con túnica blanca y capa roja, los pobladores hicieron una oración en la vivienda de una familia y en el campo de fútbol bendijeron ramos de palma, flores y trigo.

Alfombras multicolores de ramas de pino, flores y corozos que los vecinos elaboraron al amanecer recibieron la procesión a su paso