Miguel Gallucio presentó su renuncia como presidente de la petrolera estatal argentina YPF, aunque seguirá al frente de la mayor empresa del país hasta finales de abril, confirmaron este miércoles fuentes de la petrolera.

Gallucio, con amplia trayectoria en el sector petrolero, está al frente de la compañía desde mayo 2012 cuando la expresidenta Cristina Kirchner (2007-2015) impulsó la expropiación del 51% de las acciones de YPF que estaban en manos del grupo español Repsol.

"Está confirmada la renuncia, se va a ser efectiva el último día hábil de abril cuando se ponga a referéndum de la asamblea de accionistas", explicó a la AFP una fuente de la petrolera.

Aunque no se explicitaron las razones de la renuncia, la prensa local sostiene que deja el cargo a pedido del gobierno del presidente Mauricio Macri, citando fuentes de su gabinete.

Cuestionan deuda con Bolivia 

Tras una reunión con el ministro de Energía, Juan José Aranguren, Pinedo cuestionó las cuentas de la petrolera al citar "una deuda inesperada de casi 400 millones de dólares" con Bolivia por la importación de gas.

"A Bolivia no se le pagaba el gas desde mediados del año pasado", afirmó Pinedo.

En su último balance publicado en febrero del año pasado YPF reportó que en 2014 obtuvo una ganancia de 9.000 millones de pesos (1.030,9 millones de dólares al cambio de entonces), un 58,50% más que el año previo.

También reportó un sostenido crecimiento de la producción total de hidrocarburos, crudo y gas, y un crecimiento del 11,90% de las reservas probadas merced a un ambicioso plan de inversión que duplicó el presupuesto en ese rubro.

El incumplimiento de inversiones proyectadas fue el principal argumento del kirchnerismo para impulsar la expropiación a la española Repsol.
?