Escucha esta nota aquí

Guatemala elegirá este domingo a su presidente para el período 2016-2020 con la celebración de su segunda vuelta electoral, en la que se presentan el comediante Jimmy Morales, favorito en las encuestas pese a su nula experiencia política, y la ex primera dama (2008-2011) Sandra Torres.

Morales, cuyo partido Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación) fue fundado en 2008 por militares veteranos del conflicto armado interno, se perfila como el ganador de los sufragios, de acuerdo con las últimas encuestas divulgadas esta semana por medios locales.

Torres, exesposa del exmandatario Álvaro Colom (2008-2012), podría convertir a su partido, la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), en la primera agrupación política que repite la Presidencia en la historia reciente del país, desde que se instauró la democracia en 1986.

Morales y Torres se acreditaron el primero y segundo lugar, respectivamente, de la jornada electoral del 6 de septiembre, pero ninguno sumó más del 50 % de los votos que establece la ley para quedarse con la Presidencia en la primera vuelta.

La mayoría de encuestas colocan a Morales como ganador con una intención de voto de entre el 60 % y 70 % pese a su nula experiencia política, un factor que algunos expertos han valorado a su favor tras un año lleno de escándalos de corrupción que hicieron tambalear a la clase política tradicional.

Lee másDura pelea entre Morales y Torres en Guatemala


El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Guatemala, Rudy Marlon Pineda, aseguró este sábado que no hay contratiempos para la jornada del domingo, en la que 7,5 millones de guatemaltecos están habilitados para emitir su sufragio.

Guatemala tras el escándalo de corrupción

El ganador de la elección reemplazará al mandatario guatemalteco, Alejandro Maldonado Aguirre, quien ejercía como vicepresidente, y que el pasado 3 de septiembre fue nombrado Jefe de Estado por el Congreso, tras la renuncia del entonces presidente, el general Otto Pérez Molina.

El militar renunció a su puesto para enfrentar un escándalo de corrupción aduanera conocido como "La Línea" por el que se encuentra en prisión preventiva, a la espera de una audiencia programada para diciembre.