Escucha esta nota aquí

Los candidatos a la vicepresidencia de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Robert Blanco, de Destroyers y Rafael Paz, de Guabirá recibieron el visto bueno de la Conmebol. Ambos aprobaron el examen de idoneidad, que solicitó la FBF al máximo ente del fútbol sudamericano. Las elecciones serán el 23 de noviembre.

TE PUEDE INTERESAR: Pugnan por la silla de la división profesional

"En referencia al examen de idoneidad llevado a cabo a solicitud de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) a fin de completar los cargos acéfalos del Comité Ejecutivo de la FBF ha resuelto habilitarlo como candidato a vicepresidente de la División Profesional de la FBF", dice el documento enviado a ambos candidatos por parte de Conmebol.

Documento de habilitación de Robert Blanco

El de Destroyers tiene el total respaldo de César Salinas, presidente de la FBF, ya que fue el dirigente paceño que lo propuso para que sea parte de su Comité Ejecutivo y esté al mando de la División Profesional del fútbol boliviano, mientras que el de Guabirá confía en su propuesta de trabajo y en el apoyo de los clubes profesionales.

Documento de habilitación de Rafael Paz

ASÍ ES LA FORMA DE ELECCIÓN

Los candidatos para presidir la División Profesional de la FBF deben afrontar dos elecciones. La primera será en el consejo de la División Profesional y luego debe tener la aprobación de más del 50 por ciento de los miembros del congreso.

Así reza el artículo 25, capítulo 3, inciso b, del nuevo Estatuto:

b) Vicepresidente primero: será elegido por la División Profesional y presentado al Congreso para la ratificación correspondiente luego de haber superado el examen de idoneidad. Para su ratificación bastará con el voto conforme de más del cincuenta por ciento (50%) del total de votos válidos emitidos por los delegados presentes.

Si el vicepresidente primero electo no supera el examen de idoneidad o no contara con la ratificación correspondiente, la División Profesional deberá elegir nuevo vicepresidente en un lapso de diez (10) días hábiles siguientes y así sucesivamente hasta ser ratificado por el Congreso.