Escucha esta nota aquí

El futuro de la medicina ya está aquí: un par de clics permiten tener consultas personalizadas a distancia con médicos de otros países.  Gerardo Arce es un paciente boliviano a quien le diagnosticaron un tumor en la cabeza y antes de someterse a la cirugía, decidió buscar una ‘segunda opinión’ en hospitales del extranjero. De esa forma, llegó (primero virtualmente) al Hospital Universitario Austral (HUA) de Argentina que ofrece la posibilidad de hacer teleconsultas desde Bolivia.

“Mandé mis estudios y me respondieron pero antes de una cirugía de ese tipo surgen muchas dudas, entonces ellos me propusieron que haga una videoconferencia con el neurólogo”, relata Gerardo. Tras cumplir con el procedimiento, tuvo una conferencia en video con una junta de tres médicos que revisaron sus análisis y reconfirmaron su diagnóstico. “Ellos respondieron todas mis dudas, me dieron más seguridad para llegar a un lugar que no conocía y sobre todo pude preguntar cómo era la operación, cómo iba a ser la recuperación y muchas otras cosas más”, explica quien ya pasó el peor momento y ahora se recupera favorablemente en Argentina.

No sustituye al 100%

Si bien la telemedicina es un gran plus, las teleconferencias “no sustituyen auscultar al paciente”, explica José Luis Puiggari, director general del HUA pero asegura que permite tener una segunda opinión, decidir si quiere tratarse en hospital sin gastar tiempo ni dinero y conocer a los médicos.

Una teleconsulta se puede hacer a través de la oficina del HUA en Santa Cruz o pedir asesoramiento para realizar la conferencia desde otra ciudad. “Se gestiona con unos tres días de anticipación para que el Hospital revise el caso, decidan qué especialistas estarán en la consulta y los estudios que se debe realizar previamente el paciente”, señala Maria Claudia Dabdoub, representante del HUA en Bolivia (78400409).