Escucha esta nota aquí

La Policía de Cochabamba comenzó la mañana del jueves a despejar los puntos de bloqueo que instalaron los choferes federados en las vías que conectan a la Llajta con el resto del país.

"Estamos haciendo cumplir el Código de Tránsito que dice que las vías son públicas y pertenecen a todos y no son de dominio de un solo sector", dijo.

Los choferes cortaron el tránsito vehicular hacia el occidente y el oriente del país con sus motorizados como parte de un paro de actividades que rechaza el incremento del peaje en la doble vía La Paz-Oruro y exige mantenimiento de las vías.

El comandante de la Policía de Cochabamba, Walter Valda, informó de que unos 400 efectivos de desplazaron en la avenida Blanco Galindo que conecta a Cochabamba con la carretera hacia el occidente del país.

Apuntó que el contingente policial tuvo éxito en su tarea hasta el momento en los sectores que están cerca al puente Quillacollo y el Viaducto del kilómetro 2 y se aproxima a la conexión de la vía con el municipio de Colcapirhua.

Anticipó; sin embargo, que los policías tendrán una ardua tarea, porque los choferes parquearon sus motorizados a lo largo de la avenida Blanco Galindo hasta el municipio de Quillacollo e incluso regiones como Vinto y Sipe Sipe.

Por otro lado, Valda dijo que un contingente policial fue enviado a la avenida Villazón que une a Cochabamba con el oriente del país para levantar los bloqueos instalados en sectores como Villa Obrajes, Huayllani, Guadalupe, Quintanilla y El Castillo.