Escucha esta nota aquí

Julia Ramos, una de las dirigentes más reconocidas de la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia Bartolina Sisa, aseguró que pese a las acusaciones que caen sobre su organización por el caso del manejo irregular del Fondo Indígena se sienten tranquilas porque se demostrará que actuaron con total honestidad y que apoyarán la investigación para que se dé con los responsables del presunto desfalco.

“Nos van a poner siempre en el ojo de la tormenta porque saben que las Bartolinas estamos en todo haciendo gestión. Estamos tranquilas, que investiguen y si alguien ha hecho, que se lo castigue caiga quien caiga”, dijo Ramos en entrevista con EL DEBER.

Ramos, que entre 2010 y 2012 fue ejecutiva de la Confederación y en la actualidad asume el mismo cargo en la Federación Departamental de Tarija, aseguró que el actual momento electoral está cobrando factura a este sector y reconoció que pudieron haber existido algunos errores pero nunca que se haya robado recursos económicos al Estado.

“Estamos en momentos de elecciones y siempre nos van a buscar a nosotras y puede haber algún error que hemos cometido pero no robamos el dinero”, afirmó la dirigente.

Desconcentración del Fondo Indígena

Ramos considera que uno de los principales problemas que tiene el Fondo Indígena, actualmente intervenido por el Ministerio de Transparencia, es que debe desconcentrarse y no tener una administración centralizada en La Paz.

“Yo estuve como ejecutiva del 2010 al 2012 y yo ya hice una propuesta para un decreto supremo para que se consolide un pacto con las cinco confederaciones y se haga un estudio de acuerdo a la realidad y desconcentrar a cada departamento”, afirmó.

Ramos detalló que está haciendo un seguimiento de cerca a este caso para ver qué sucederá con el Fondo y con el proceso de investigación en curso.