Escucha esta nota aquí

El presidente Barack Obama declaró este lunes a Venezuela como una "amenaza a la seguridad nacional" de Estados Unidos y amplió las sanciones en contra de los funcionarios del Gobierno de Nicolás Maduro.

"Yo, Barack Obama, (...) considero que la situación en Venezuela (...) constituye una amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y la política externa de Estados Unidos", indica el decreto.

"Por ello declaro una emergencia nacional para enfrentar esa amenaza", añade el documento.

A diferencia de las anteriores ocasiones, Obama se colocó al frente de las críticas contra Caracas, expresando la gravedad de la situación venezolana a la vista de la Casa Blanca.

"Estamos comprometidos por hacer avanzar el respeto por los derechos humanos, al proteger las instituciones democráticas y el sistema financiero de EE.UU. de los flujos financieros ilícitos de la corrupción pública en Venezuela", sostuvo el mandatario.

Sanciones contra funcionarios

El decreto firmado por Obama además establece medidas contra siete funcionarios y exfuncionarios de instancias policiales, militares y judiciales, que según Washington participaron de la represión contra las manifestaciones antigubernamentales que dejaron 43 muertos en 2014 en Venezuela, así como en "la persecución de oponentes políticos".

El decreto autoriza al Departamento del Tesoro a congelar los bienes en Estados Unidos de los siete funcionarios y exfuncionarios, que además no podrán ingresar a ese país.

Por primera vez desde el inicio de las sanciones, Washington publicó los nombres de los afectados.

La lista incluye al exdirector de operaciones de la Guardia Nacional Bolivariana, Antonio Benavides; el director del servicio de inteligencia SEBIN, Gustavo González; la fiscal Katherine Haringhton; y el director de la Policía Nacional, Manuel Pérez, entre otros.

"Los funcionarios venezolanos, actuales y anteriores, que violan los derechos humanos de los ciudadanos venezolanos y realizan actos de corrupción no serán bienvenidos aquí, y ahora tenemos herramientas para bloquear sus bienes y su uso del sistema financiero estadounidense", señaló la Casa Blanca.

Según un funcionario estadounidense, las medidas no tendrán ningún "efecto directo" sobre el sector petrolero de Venezuela, primer productor suramericano de crudo y país con las mayores reservas petrolíferas del mundo.

"En términos del impacto que podrán tener en el sector de energía o la industria petrolera, no hay un efecto directo de estas sanciones", dijo el alto funcionario del Departamento del Tesoro, que solicitó el anonimato, a la agencia de noticias AFP.